El fantasma de la devaluación del bolívar

Los expertos prevén una caída de la moneda ante la mala situación económica

El Gobierno venezolano prefiere hablar de otra cosa: de apelar a las reservas internacionales, de aguantar hasta que se recuperen nuevamente los precios del petróleo, que han pasado del máximo de casi 150 dólares el barril a los 44 dólares de ayer en apenas siete meses. La devaluación de la moneda será su última opción para afrontar la resaca económica que tanto el Ministerio de Finanzas como los analistas prevén que comenzará después del referéndum de este domingo.

Desde 2003, el Gobierno de Hugo Chávez ha establecido un férreo control de cambio que mantiene anclada la moneda local en la paridad de 2,15 bolívares por dólar. Esta medida le ha permitido robustecer las reservas de divisas internacionales y evitar la fuga de capitales que podrían generar la inseguridad jurídica para la inversión. Mientras, el precio de las divisas en el mercado paralelo o negro -sobre el que se basa buena parte de la actividad económica privada- duplica el cambio oficial del bolívar.

Más información
La crisis amenaza el 'sí' a Chávez
Venezuela dividida entre 'sí' y 'no'

Para analistas como Alberto Ramos, de la firma estadounidense Goldman Sachs, este tipo de cambio es insostenible. "Es de esperar que muy pronto, posiblemente después del referéndum del domingo, el Gobierno reajuste el tipo de cambio", manifestó el miércoles pasado este analista, que indicó que el tipo de cambio debería estar en cerca de cuatro bolívares por dólar. Sin embargo, el experto considera que el Gobierno no podrá llegar a ese nivel porque existe el riesgo de que la inflación se dispare, después de que en 2008 llegó a alcanzar una tasa anual del 30,9%, la más alta de todo el continente. Sólo el pasado enero, un mes que suele ser de poca actividad económica, los precios crecieron un 2,3% respecto al mes anterior.

El ex director del Banco Central de Venezuela, Domingo Maza Zavala, tampoco descarta esta posibilidad, pero teme los efectos que pueda causar en el bolsillo de los venezolanos. "La devaluación, que sólo se plantea como una posibilidad, va a provocar un aumento más acelerado de los precios, a no ser que se tomen otras medidas complementarias", opina Maza.

Los expertos consideran que el petróleo seguirá cotizando a los niveles actuales (unos 50 dólares por barril). La empresa estatal Petróleos de Venezuela produce unos 2,5 millones de barriles diarios, lo que significa que la venta de crudo reportará al país miles de millones de dólares al año.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS