Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP atiza el discurso xenófobo para oponerse a una mezquita en Badalona

"No es bueno que haya barrios donde predomine el árabe", dice García Albiol

"No creo que sea bueno que en Badalona haya barrios donde la lengua predominante sea el árabe". Con este criterio, el presidente del Partido Popular de Badalona, Xavier García Albiol, ha comenzado una campaña contra la apertura de un oratorio musulmán en el barrio de Artigues. Le inspira el éxito que cosecharon sus críticas a los inmigrantes en las elecciones municipales de 2007. El PP de Badalona, tras recortar mucha distancia al PSC, se ha convertido en todo un referente para el conjunto del partido en Cataluña y está dispuesto a exprimir un conflicto vecinal que amenaza con dejar sin lugar de rezo a la populosa comunidad paquistaní del barrio.

Albiol ha reduplicado sus mensajes contrarios a la apertura del oratorio y, a diferencia de otras campañas encabezadas por el polémico concejal, es él y no terceras personas quien lanza el mensaje. Su argumento para impedir un centro de culto que la comunidad musulmana se autofinancia, es que su simple apertura implicaría "degradar" el barrio y convertirlo en "un gueto sin solución". "Significará más desestructuración y más marginación social", reza el comunicado que ayer emitió Albiol y que la cúpula del partido en Cataluña no ha desautorizado.

Además de relacionar la práctica del islam con la marginación, Albiol también viene a culpar a los colectivos foráneos del hecho de que "haya desaparecido casi por completo el comercio tradicional". Es más, asegura que la presencia de unos 1.800 musulmanes en el barrio está expulsando a los vecinos de toda la vida. "Muchos vecinos de Artigues y Sant Roc se están marchando, y muchos de los que no se van es porque no pueden".

El PP de Badalona ha aprovechado el descontento de parte de la población con este oratorio para lanzar la campaña. Desde hace unas semanas la entidad Gent de Sant Roc recoge firmas para evitar la apertura del local.

El equipo de Gobierno pide no sacar las cosas de quicio y recuerda que el clima en el barrio es de convivencia. El concejal de Ciudadanía y Convivencia, el convergente Josep Pera, se mostró "sorprendido" con la actitud de García Albiol. "Desde el principio hemos ofrecido al PP toda la información", recordó antes de añadir que el contacto con los vecinos ha sido constante y que en el barrio no hay un clima generalizado de oposición. "Badalona tiene una normativa propia sobre la apertura de oratorios y se va a cumplir", aseveró.

La sorpresa sobre la actitud de Albiol es relativa. El concejal es bien conocido por sus actitudes críticas con la inmigración y que han sido calificadas de "xenófobas" por numerosos colectivos. En la campaña electoral de las municipales de 2007 el concejal editó un polémico vídeo en el que imágenes relacionadas con la inseguridad ciudadana se encadenaban con planos de inmigrantes.

El PP se convirtió entonces en la segunda fuerza de Badalona y quedó a sólo dos concejales de un PSC que no fue capaz de hacer cuajar su propio discurso sobre gestión migratoria. Los socialistas constataron que una parte de su electorado les pide un discurso de mayor dureza con la inmigración, más al estilo del que en su día empleó Celestino Corbacho como alcalde de L'Hospitalet y ahora como ministro de Trabajo. Maite Arqué, cabeza de lista del PSC en 2007, ya no está en el Ayuntamiento.

Albiol, en cambio, ha visto aumentar su popularidad en el seno del partido y su estrategia se ha propagado. El PP de Barcelona, sin ir más lejos, ha pregonado a los cuatro vientos que no permitirá que los inmigrantes, estén o no en situación regular, puedan votar en la consulta prevista para rediseñar la avenida Diagonal.

En Badalona la polémica por el oratorio viene de lejos. El PP ya se opuso a que el Ayuntamiento dedicara un terreno municipal en las afueras para construir un centro de culto. García Albiol también abanderó una campaña contra los denominados pisos patera, de los que incluso elaboró una lista que después se demostró incorrecta. Su objetivo era cercar a los ocupantes de estas viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 2009