Irak no renovará la licencia de Blackwater

Agencias

El Gobierno de Irak no renovará la licencia para operar en el país a la empresa de seguridad estadounidense Blackwater, acusada de una matanza de 14 civiles en 2007, cuando sus agentes escoltaban a un convoy diplomático, informó ayer el Ministerio del Interior iraquí, que responsabiliza a la compañía por aquel tiroteo mortal.

EE UU devolvió a Irak a finales de 2008 la potestad de renovar o cesar licencias a las empresas de seguridad establecidas en su territorio. El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, había reclamado sin éxito el cese del contrato desde que se produjo el suceso, en septiembre de 2007. En los días siguientes se desató una oleada de protestas por la actuación de las empresas de seguridad.

El Gobierno de ocupación estadounidense, que contrató a Blackwater para proteger a sus diplomáticos, concedió una polémica exención respecto a la ley iraquí a los agentes de la compañía de seguridad, privilegio que expiró a principios de este año. Cinco de los agentes de Blackwater serán juzgados por homicidio doloso en Estados Unidos en enero de 2010. Uno de ellos ha confesado ante el juez su culpabilidad.

Un funcionario de la Embajada de EE UU en Bagdad confirmó que habían sido informados de que el contrato no sería renovado: "Aún no tenemos conocimiento de en qué fecha se producirá el relevo. Trabajamos con el Gobierno iraquí y con nuestros contratistas para resolver las repercusiones de esta decisión".

100.000 empleados

Blackwater, que simboliza la privatización de las guerras del siglo XXI, se vanagloria de que ningún americano ha muerto en Irak bajo su protección. La compañía cuenta con cerca de 100.000 empleados en Irak, donde hay desplegados 142.000 soldados estadounidenses.

El anuncio del cese del contrato se produce dos días antes de las elecciones provinciales en las que el partido de Al Maliki, chií, es favorito, y que serán cruciales para la democratización del país.

Tres candidatos de la minoría suní fueron asesinados ayer en diferentes incidentes. Las autoridades de EE UU e iraquíes dijeron, sin embargo, que no se ha producido un incremento sustancial de la violencia antes de las elecciones, las primeras que se celebran en Irak desde las parlamentarias de diciembre de 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50