Referédum Constitucional en Bolivia

Morales amenaza con gobernar por decreto si el Senado no le respalda

La reforma de la Constitución choca con los Estatutos de cuatro departamentos

La Constitución que se sometió ayer a referéndum en Bolivia tiene todavía un largo camino antes de poder ser aplicada en toda su extensión. Buena parte de sus artículos alude a leyes posteriores y se calcula que serán necesarias más de cien para que sus líneas maestras puedan entrar efectivamente en vigor. Ese desarrollo legislativo plantea un serio problema al Gobierno de Evo Morales porque no dispone de mayoría suficiente en el Senado, donde ya han sido "congeladas" algunas de sus iniciativas anteriores. El presidente boliviano considera que la aprobación de la Constitución da un nuevo mandato a los senadores para que modifiquen su actitud, pero, por si no lo hacen, ya ha amenazado con gobernar "por decreto".

Más información
La Paz, más pacífica que nunca
Bolivia ahonda su división en las urnas
Bolivia ahonda su división en las urnas

El segundo gran problema será cómo compatibilizar el contenido de la Constitución con el de los Estatutos de autonomía que ya han sido aprobados en cuatro departamentos del país. El más problemático, según fuentes gubernamentales, es el de Santa Cruz, mientras que los de Tarija o Beni son más fácilmente adaptables. Lo lógico, afirma el Gobierno, es que se hubiera votado primero la Constitución y luego, los Estatutos, pero los autonomistas impusieron sus propios referendos el año pasado y los textos fueron ampliamente apoyados por la población afectada.

El conflicto se producirá, inevitablemente, si las autoridades de Santa Cruz deciden aplicar, sin más, su Estatuto, aun en los aspectos contrarios a la nueva Constitución, en lugar de poner en marcha una negociación con el Gobierno que permita encontrar una salida. Gabriela Montaño, representante presidencial en Santa Cruz (equivalente a delegado del Gobierno), médica de 33 años especializada en salud pública, considera que todo dependerá, no sólo del resultado del referéndum constitucional, que dará más o menos fuerza a cada una de las partes, sino también de los equilibrios de poder dentro del propio Comité Cívico de Santa Cruz. Este organismo autonomista, que ha encabezado la "rebelión", atraviesa asimismo un proceso electoral interno en el que, según ella, existen dos tendencias, una más moderada y proclive al acuerdo y otra más radical.

Montaño trabaja en una casa en la que no existe ni el menor símbolo exterior que demuestre que se trata de una oficina gubernamental. Incluso los soldados que la protegen están en el interior del recinto, fuera del alcance de la vista. Santa Cruz fue el centro de los serios incidentes que hubo el pasado mes de septiembre entre seguidores y detractores de Evo Morales y todas las precauciones, en mitad del referéndum constitucional, parecen pocas. Para ella, lo importante es que la consulta demuestre que no es cierta la imagen de una Bolivia dividida, política y territorialmente, entre un oriente rico, opositor, autonomista y más conservador (como mínimo cuatro de los nueve departamentos en que está dividido el país) y un altiplano pobre, indígena y acérrimo defensor de Evo Morales. "El país no está fracturado ni geográfica ni culturalmente, sino que es dentro de cada departamento donde se produce esa lucha de orden ideológico y político", asegura. Recuerda que en el propio Santa Cruz Evo Morales obtuvo un 41% de voto favorable en el referéndum revocatorio del año pasado.

Montaño no considera probable un escenario de violencia en Santa Cruz. Por lo menos, no de manera inmediata. Es posible que haya incidentes aislados, explica, pero el riesgo se correrá más adelante "si se decide aplicar unilateralmente los propios Estatutos de autonomía".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Salga el escenario que salga del referéndum constitucional, lo fundamental es establecer una vía de diálogo, no para negociar la Constitución, sino para negociar la aplicación de esos Estatutos. Ya sabemos que no es posible un consenso total, porque hay intereses contrapuestos, pero creemos que es posible establecer un marco de consenso para las relaciones entre las regiones y el Gobierno central que sea aceptable para todos".

Un miembro de una mesa electoral muestra una papeleta del referéndum a Evo Morales en Chapare.
Un miembro de una mesa electoral muestra una papeleta del referéndum a Evo Morales en Chapare.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS