La feria de moda Bread & Butter deja Barcelona y se va a Berlín

Los diseñadores quieren aprovechar la notoriedad derivada de la feria

Se acabó el pan y la mantequilla. Barcelona ha perdido el Bread & Butter, la feria de moda urbana que se celebraba en la ciudad desde 2006, y con ella, el impacto económico de 100 millones de euros que, según Fira de Barcelona, generaba. El salón, organizado por un empresario berlinés de distribución de moda, arranca hoy su última edición en el recinto ferial de Montjuïc antes de regresar a Berlín, su domicilio anterior.

La decisión, tomada por los organizadores de esta feria privada, significa también la pérdida del escaparate internacional de moda al que se había confiado Barcelona tras desmantelar hace cuatro años el salón Gaudí. La semana pasada se anunció la enésima iniciativa: Barcelona Fashion Place (BFP).

La cita de este año, con 800 expositores procedentes de 105 países, arranca con tono de despedida, pero de forma animosa, a juzgar por el ambiente en el desfile inaugural de Desigual. Los organizadores de la feria declinaron ayer confirmar oficialmente el traslado, pero en Berlín ya se celebraba la buena nueva. "Nos alegramos de que la Bread & Butter regrese a Berlín", declaró a este periódico Manuela Damianakis, portavoz del departamento de Desarrollo Urbano del Senado (Gobierno regional) berlinés. Cuando la feria abandonó la capital alemana en 2006, la oposición regional democristiana criticó el "duro golpe" que suponía para la ciudad.

Al presidente del salón, Karl Heinz Müller, le ha seducido finalmente la propuesta de celebrar la feria en un paraje singular: el antiguo aeropuerto de Tempelhoff, en el centro de la ciudad, que apagó su última luz el pasado 31 de octubre. Inaugurado en 1923, era el aeródromo civil más veterano y su reforma de los años treinta es el mayor testimonio de la primera arquitectura nacionalsocialista. Es un edificio protegido de larga historia, que en 1948 sirvió de base del puente aéreo con Estados Unidos para alimentar Berlín durante el bloqueo soviético.

Fira de Barcelona y el Ayuntamiento defendieron ayer el trabajo hecho respecto a la feria y aseguraron que la ciudad catalana ha sido "clave" en su éxito. La Generalitat defendió la decisión empresarial. "Es una feria que vino si cobrar un duro y se va sin cobrar un duro", recalcó el consejero de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet.

Los diseñadores hacen un ejercicio de optimismo. Para Juste de Nin, de Armand Basi, la noticia es "lamentable", pero Barcelona "ha demostrado que es un escaparate extraordinario". A su juicio, la batalla ahora es sacar provecho de estos años de feria. "Aunque la feria se marche, la plataforma se queda aquí, y lo que nos corresponde ahora es analizar si a quienes han asistido al B & B en la ciudad les sigue interesando Barcelona como plataforma". Es el mismo llamamiento que hizo Jordi Balsells, director general de Sita Murt, quien llamó aprovechar "la inercia positiva" generada.

Los creadores confían en futuras iniciativas, como el Barcelona Fashion Place, el consorcio impulsado por el Ayuntamiento y la Generalitat para centralizar todas las actividades relacionadas con la moda catalana. "Pero con la marcha del B & B quizá deberá elevar su nivel de ambición y ser algo bastante grande e internacional", recalcó Nin. Josep Abril también defendió que Barcelona no da la espalda a la moda, al contrario que la concejal de CiU en el Ayuntamiento Maite Fandos, que acusó al Consistorio de falta de liderazgo para mantener en la ciudad la feria.

"La moda se mueve y nosotros queremos estar allí donde ocurren las cosas importantes. Ya estuvimos en el B & B en Berlín y ahora volveremos a ir. Iríamos a Nueva York, a Las Vegas, adonde hiciera falta, porque es la única manera de hacer marcas globales", apuntó Manuel Adell, director general de Desigual.

La marca de calzado Camper también acudirá a Berlín. Su responsable de diversificación, Miguel Fluxà, opinó que "Barcelona está por encima del B & B, lo importante es que siga estando en la élite creativa del mundo", aunque también admitió que "es cierto que será difícil encontrar un sustituto a la feria".

Desfile inaugural, ayer, del Bread & Butter, de la marca Desigual.
Desfile inaugural, ayer, del Bread & Butter, de la marca Desigual.TEJEDERAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción