Cartas al director
i

El conflicto de Gaza y el Holocausto

La actual crisis en Gaza e Israel viene desatando una oleada de críticas y apoyos con las cuales se puede estar de acuerdo o no, pero hay que aprender a respetar la libertad de opinión. Esa libertad queda absolutamente quebrantada cuando una opinión -o peor aún, una nota teóricamente objetiva- incurre en una comparación nefasta e ignorante.

Equiparar lo que vive el pueblo palestino hoy en Gaza con el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial es por lo menos atroz. Sin entrar en juicio sobre lo que hace el Ejército israelí, de ninguna manera se puede decir que Tzahal posea un plan sistemático ideado con el único fin de erradicar a la "raza" palestina de la faz de la tierra. Israel no encargó a ningún mando militar la elaboración de la solución final al problema palestino, no construye campos de concentración ni exterminio. Las condiciones de vida en Gaza son deplorables, pero bajo ningún punto de vista comparables con Auschwitz, Treblinka o Theresienstadt, sólo por nombrar algunos. La muerte de cientos de civiles palestinos inocentes no deja de ser reprochable, pero inadmisiblemente comparable con la masacre de seis millones de judíos, un millón y medio de ellos, niños.

Seamos humanos, juzguemos, critiquemos, opinemos, permitamos expresiones libres; pero no caigamos en comparaciones nefastas, peyorativas, dañinas, injustas ni, sobre todo, entre acontecimientos absolutamente incomparables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50