Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida de Pascal opta a un Goya

Un documental sobre un 'dj' sin brazos cosecha premios en festivales de cine

La imagen de Pascal Kleiman ya no sorprende a miles y miles de personas de todo el mundo que han bailado muchas veces al ritmo festivo que marca con sus platos. Pero la historia del magnífico dj que no tiene brazos, narrada en el documental Héroes, no hacen falta alas para volar, ya ha conmovido en cuantos festivales ha sido proyectada y competirá el 1 de febrero por el Goya al mejor cortometraje documental. En menos de un año, el corto ha cosechado una treintena de premios de cine internacionales en países como Estados Unidos, Hungría, México, Bolivia, Costa Rica, Brasil, Italia y España.

Ángel Loza, guionista, director y coproductor del documental, explica que desde que se estrenó en enero de 2008 el éxito se ha disparado y ha recorriendo festivales de 88 países. El último premio, en Milán, lo recogió de manos del actor Rutger Hauer, y en el jurado estaban el actor Richard Gere o directores como Ridley Scott, Paul Verhoeven y Robert Rodríguez.

Kleiman nació sin brazos víctima de la tristemente famosa Talidomida

"No me esperaba que tuviera tanta repercusión y en sitios tan diferentes", explica Kleiman (Toulouse, 1968), que nació sin brazos por culpa de la tristemente famosa Talidomida, usada para evitar los vómitos en las embarazadas, que origino graves lesiones en miles de niños de todo el mundo. Del documental, destaca: "La banda sonora, muy guapa, es lo que me más me pone los pelos de punta; eso y las imágenes de pequeño, con escenas de mi familia, con mis padres y mis abuelos, que ya no están". El dj vive con su esposa parte del año en Valencia, donde se dedica esencialmente a la producción en el sello Two Real. "En Valencia hago la vida de día".

"A Pascal lo conocí hace 18 años; estaba bailando en una discoteca de Madrid, Attica, disfrutando de la música, cuando mi hermana me llamó para presentarme al dj", explica Loza, "a los 15 minutos de charla hubo muy buen feeling y le dije: 'Pascal, no sé cuándo, pero haré una película contigo". Y Kleiman siguió con su vida sin pensar mucho en la promesa: "Yo soy una persona que vive bastante al día, hasta que no hago las cosas no me estreso ni me preocupo". Pero al final se filmó, en un rodaje a lo largo de tres años en París, Toulouse, Barcelona, Madrid y Valencia. Loza y José Albertos se encargaron de la producción, a la que se unió Jorge Sánchez Gallo, de New Atlantis. En la banda sonora, que tanto gusta a Kleiman, destacan temas de Infected Mushroom, Astrix, dj Rob, Cycle, Span y el propio protagonista del corto. Y entre los personajes que aparecen en la película, Loza destaca el testimonio de Laurent Garnier, dj y productor de prestigio mundial.

El éxito del corto está impulsando la carrera de Kleiman. "Todo lo que sea promoción te ayuda a nivel profesional", reconoce. Así, en verano se proyectó en Grecia el documental ante 1.500 personas y luego comenzó una sesion de Pascal. Una experiencia que esperan repetir en las 17 autonomías y realizar una gira por todo el mundo. El siguiente proyecto, según Loza (www.angeloza.blogspot.com), es convertir el corto en un largometraje que incluirá las vidas heroicas de otras dos personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2009