Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socios del PNV cambian a última hora su voto y suprimen los 'moscosos'

Los sindicatos anuncian que recurrirán la decisión ante los tribunales

El Gobierno puso ayer orden entre sus socios. Si el pasado 15 de diciembre, el PNV se encontró con que sus dos aliados en el tripartito (EA y EB) se abstenían en la votación en comisión y abrían la vía a mantener los moscosos, los seis días anuales de que disfrutan los funcionarios para asuntos propios, ayer los tres partidos volvieron a exhibir una única postura. No hubo explicación pública al cambio de voto, pero el lehendakari, Juan José Ibarretxe, impuso su tesis a tres meses de las elecciones y en medio de otras grietas entre los socios de gobierno.

Los sindicatos anunciaron de inmediato que recurrirán ante los tribunales la redacción del artículo 22 de la Ley de Presupuestos que, a su entender, no sólo recorta el derecho a los moscosos al convertirlos en días recuperables, sino que ataca a la propia esencia de la negociación colectiva. La enmienda del PNV al texto del artículo 22 que salió de la comisión, enmienda que recuperaba su formulación inicial se aprobó ayer con los únicos votos de los miembros del tripartito. Los socialistas se abstuvieron y el PP y EHAK votaron en contra.

Idoia Zenarruzabeitia había empeñado en este asunto casi su palabra. De hecho, la vicelehendakari se empleó a fondo contra los moscosos cuando presentó el 5 de noviembre en la comisión parlamentaria correspondiente las cuentas de la Vicepresidencia y del Departamento de Hacienda. La número dos del Ejecutivo llegó incluso a asegurar que ese derecho, reconocido en el Estatuto Básico del Empleado Público, no era "ni justo, ni económico". Y enfadó aún más a los sindicatos y a los funcionarios concernidos (los casi 8.000 ertzainas y los más de 6.000 funcionarios de la Administración General), cuando los consideró poco menos un privilegio en un momento en que otros trabajadores están "renunciando a la paga extraordinaria" en plena crisis.

La relevancia de la cuestión para el Gobierno le llevó a insertar el pasado 21 de diciembre una página de publicidad pagada en los principales periódicos vascos en la que se explicaba su punto de vista.

El texto finalmente aprobado de dicho artículo considera los seis días por asuntos propios "laborables, retribuidos, aunque no tiempo de trabajo y, por tanto, de naturaleza recuperable". De esta forma, el Ejecutivo desnaturaliza por completo los moscosos. El objetivo del tripartito es soslayar la avalancha de sentencias que está perdiendo en los tribunales en relación con estos días. El Gobierno ha usado la puerta de atrás (la ley presupuestaria) para legislar sobre condiciones de trabajo sin negociar con los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008