Zapatero ofrece un fondo específico a las comunidades con menor renta

Las autonomías más perjudicadas por la nueva financiación serán compensadas

El Gobierno ya tiene a punto el nuevo modelo de financiación autonómica. Las comunidades esperan recibir hoy la propuesta, justo un día antes del compromiso que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, adquirió con el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla. Buena parte del dinero se distribuirá con el objetivo de garantizar el mismo nivel de financiación para los servicios básicos (salud, educación y servicios sociales). Otra parte se destinará al resto de competencias transferidas, con el compromiso del Estado de que todas las comunidades recibirán más dinero. Y el Gobierno confirmó ayer que habrá un tercer fondo de convergencia, un guiño a las comunidades menos dinámicas y pobladas, que perderán peso relativo en el reparto del dinero con el nuevo sistema.

Más información
"Les llaman para tirarles de las orejas"
El PP desautoriza a sus barones y no apoyará el nuevo modelo
El nuevo modelo de financiación compensará a las comunidades que más aportan

El Ministerio de Economía ya barajaba esta idea desde hace meses, pero fue el coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, el que le dio carta de naturaleza al comentar la entrevista que tuvo ayer sobre el nuevo modelo de financiación con el vicepresidente primero, Pedro Solbes.

Desde el PP no se descarta que este nuevo fondo pudiera servir para incluir reclamaciones particulares de diversas autonomías, como inmigración, dispersión territorial, insularidad o el coste por difundir dos lenguas oficiales. Economía confirmó la existencia del tercer fondo, pero no su contenido. Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que el principal objetivo es que los territorios con menos renta per cápita se acerquen a las regiones más prósperas y que el fondo se financiará sólo con recursos del Estado.

Una portavoz de Economía insistió ayer en que el documento que se distribuirá a las comunidades definirá el sistema pero no cuantificará los criterios que se usarán para el reparto ni el dinero adicional que pondrá el Gobierno.

La mayor parte del dinero se distribuirá en un fondo de garantía de los servicios básicos (sanidad, educación y servicios sociales). El dinero asignado a las comunidades se repartirá con el objetivo de que todas tengan la misma financiación por habitante, aunque la población se ajustará con otros criterios, aún en discusión (dispersión, inmigración, envejecimiento...). La incógnita es cuánto debe pesar este fondo: si entre el 65% y el 75% de los recursos totales como defiende Cataluña, o más del 80%, como baraja Solbes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El segundo fondo, llamado de suficiencia global, garantizará el status quo; es decir, que en el punto de partida -el primer año de aplicación del nuevo modelo-, el Estado se encargará que todas las comunidades puedan cubrir sus necesidades de gasto si no les basta con la porción equivalente de los impuestos cedidos (50% de IRPF, 50% de IVA y 58% de impuestos especiales, entre otros).

La piedra de toque es saber cómo evolucionará este fondo en el tiempo. Hasta ahora ha crecido en función de los ingresos tributarios del Estado (ITE), que es la parte de la cesta de impuestos que se queda el Gobierno. La gran novedad, según las mismas fuentes, es que las autonomías cuya recaudación crezca más que la media del ITE, se quedarán la diferencia.

Las posiciones parecen cada vez más cercanas. "Estamos haciendo pasos importantes para convencer al resto de España de que lo que pedimos es de justicia", declaró ayer Montilla en la presentación de un libro.

Mayor, Arenas, Cospedal y Rajoy, en el comité que analizó ayer la estrategia del PP sobre financiación.
Mayor, Arenas, Cospedal y Rajoy, en el comité que analizó ayer la estrategia del PP sobre financiación.ULY MARTÍN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS