Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

La ONU reclama el "cese inmediato" de la violencia

EE UU sostiene que Israel tiene derecho a defenderse de los ataques de Hamás

Los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU acordaron en la noche del sábado (madrugada de ayer en España), tras una reunión de urgencia convocada por Libia que duró casi cinco horas, pedir el "cese inmediato" de la violencia en Gaza. El comunicado de tres párrafos aprobado por unanimidad elude mencionar de forma expresa tanto los bombardeos de Israel como los ataques con cohetes de los militantes de Hamás. Pero pide que se atiendan "las graves necesidades humanitarias y económicas en Gaza", y que se tomen "las medidas necesarias, incluida la apertura de los pasos fronterizos, para garantizar la continuada provisión de suministros humanitarios".

Cuatro días antes de la reunión del sábado a puerta cerrada, en una carta al presidente del Consejo de Seguridad, la embajadora israelí, Gabriela Shalev, protestó por la escalada de violencia contra su país y advirtió que Israel tiene derecho a defenderse. Shalev se quejaba de que en los últimos cinco días Hamás había lanzado "más de 100 cohetes" al territorio israelí. "Israel no va a tolerar una situación en la que sus ciudadanos se conviertan en rehenes de una organización terrorista", advertía la embajadora.

Tras la reunión del máximo órgano de la ONU, el representante de Estados Unidos, Zalmay Jalilzad insistió en que Israel "tiene derecho a defenderse" y dijo que "el lanzamiento de cohetes es lo que desencadenado la violencia actual". La embajadora israelí ante la ONU añadió tras la reunión del Consejo: "Los últimos días han sido tan duros que hemos tenido que decir basta ya. No teníamos otra opción que llevar a cabo una operación militar".

La ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, entrevistada ayer por dos televisiones estadounidenses, señaló: "Nosotros no podemos aceptar que el mundo ponga en un mismo plano a una organización terrorista como Hamás, que ha tomado el control de Gaza de una forma ilegítima, y a un Estado miembro de la ONU que está ejerciendo su derecho legítimo a la autodefensa".

En Estados Unidos diversos analistas han visto los ataques de Israel como una prueba de fuego para el entendimiento entre el presidente electo, Barack Obama, y la que será su secretaria de Estado, Hillary Clinton. Obama, de vacaciones en Hawai, no accederá al cargo hasta el 20 de enero. Ni él ni Clinton han hecho declaraciones sobre la crisis de Gaza.

El llamamiento al cese inmediato de la violencia se ha repetido en Europa. El ministro de Exteriores británico, David Miliband, subrayó ayer en un comunicado la necesidad de un "alto el fuego urgente" en la franja, informa Efe. El conflicto en Gaza, señala Miliband, "constituye un momento peligroso", y pidió a Israel que cumpla "sus obligaciones humanitarias". Su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, pidió ayer a Tzipi Livni, en conversación telefónica, que cese la operación y se sienten las bases de una tregua permanente con Hamás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de diciembre de 2008