Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC anuncian la próxima liberación unilateral de seis rehenes

La guerrilla colombiana incluye a los dos últimos políticos 'canjeables' en su poder

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron ayer que liberarán de forma unilateral a seis de los 28 rehenes canjeables que tienen en su poder. Los liberados serán tres policías, un militar y dos civiles, precisó el Secretariado (mando central) de las FARC en un comunicado divulgado por la Agencia de Noticias Nueva Colombia, cercana a la guerrilla, en respuesta a la carta enviada por un grupo de intelectuales y políticos hace unos meses, que exigía a la organización que dejara de usar el secuestro como herramienta política.

La liberación es un "gesto" para "generar condiciones favorables" a un acuerdo para el "canje humanitario" de rehenes. A cambio, la guerrilla quiere que salgan de prisión medio centenar de miembros de las FARC.

La operación, dice el comunicado, fechado el día 17, se hará en dos etapas. En la primera, volverán a la libertad tres policías y un soldado -el texto no precisa los nombres, y extraña que hable de agentes, pues sólo tienen en su poder a suboficiales-. En la segunda, devolverán a los dos últimos rehenes civiles canjeables: Alan Jara, ex gobernador de la región del Meta (al este de Bogotá), secuestrado en 2001 cuando viajaba con una comisión de la ONU, y Sigifredo López, el único de los 12 diputados del Valle del Cauca secuestrados en 2002 que sigue vivo. Sus 11 compañeros fueron asesinados por las FARC.

"Las condiciones de tiempo, modo y lugar serán precisadas en su debido tiempo", dice el escrito de tres páginas, que sólo dedica unas líneas al anuncio de la puesta en libertad. El resto incluye duras críticas a la política de seguridad democrática del Ejecutivo y plantea salidas a través de un Gobierno de tinte bolivariano.

Los seis rehenes, según la guerrilla, serán entregados al colectivo de intelectuales y políticos al que responden, Colombianos por la Paz de Colombia, encabezados por la senadora de la oposición Piedad Córdoba. Para Carlos Lozano, director del semanario Voz, del Partido Comunista y uno de los destinatarios del comunicado, el anuncio es muy positivo: "No buscábamos un diálogo vacío lleno de lugares comunes, sino hechos concretos como esta liberación", dijo. Pero lamentó que la guerrilla no se hubiera comprometido a poner fin a los secuestros, que siguen justificando como una forma de financiación.

Precisamente ayer, los secuestrados que llevan más tiempo en cautiverio, los cabos José Libio Martínez y Pablo Emilio Moncayo, cumplieron 11 años en poder de la guerrilla. En los últimos meses, las FARC han sufrido varios golpes. El más reciente fue en octubre, cuando el ex congresista Óscar Tulio Lizcano, capturado en 2000, escapó con un guerrillero, Wilson Bueno Largo, Isaza.

Por otra parte, el Gobierno de Álvaro Uribe destituyó el sábado al jefe de operaciones del Ejército, el general Guillermo Quiñónez, quien hace dos meses se encaró públicamente con el presidente cuando éste criticó la impunidad con la que actúan algunos paramilitares relacionados con el narcotráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de diciembre de 2008