Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente e Industria polemizan abiertamente sobre el concurso eólico

El conselleiro de Medio Ambiente, el socialista Manuel Vázquez, reivindicó ayer la necesidad de dar el "tiempo necesario" a la mesa de evaluación del concurso eólico, que tras varios aplazamientos, se reunirá el próximo lunes, porque de no ser así, resultará "muy difícil" estudiar los proyectos que concurren al proceso que debe adjudicar 2.325 megavatios. "Va a ser muy difícil analizar los proyectos sin tener tiempo", alertó Vázquez en relación con el retraso que acumula el concurso eólico, cuyo plazo de resolución legal finalizaba el pasado miércoles. El conselleiro garantizó que Medio Ambiente expondrá "todo tipo de improntas medioambientales", aunque reconoció que, de momento, no ha podido ver ninguna propuesta. "El plan eólico es muy importante, pero Galicia más", sentenció.

Las palabras de Vázquez recibieron inmediata contestación del conselleiro de Industria, el nacionalista Fernando Blanco, según el cual el acceso a la información del concurso eólico está "absolutamente garantizado". "Todo el Gobierno está de acuerdo" con el proceso. Blanco calificó de "absolutamente falso" que algunos miembros de la comisión (en la que figuran ocho representantes de departamentos gestionados por el BNG y dos por el PSdeG) no puedan acceder a los datos del concurso.

Integrantes de la mesa de evaluación del concurso eólico del área socialista citados por Europa Press replicaron al conselleiro de Industria asegurando que no disponen de la "información sustancial" para opinar sobre el proceso. Las mismas fuentes sostienen que no han tenido acceso a la información de los proyectos admitidos a trámite.

El secretario general del PP de Galicia, Alfonso Rueda, retó al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, a demostrar que "manda un mínimo" en el Gobierno y le exigió que pare la resolución del concurso hasta después de las autonómicas porque, según advirtió, el proceso acabará en "pucherazo". La "chapuza", aseguró, ha sido la "norma" de la gestión del bipartito y erigió el concurso eólico en el "espejo" de esa política, que resumió en la "pasión por el chanchullo". "Este proceso sacaría los colores a cualquier gobernante con un poco de vergüenza", reflexionó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008