Luis Antonio de Villena da las claves del mundo grecolatino

El síndrome de Diógenes, el complejo de Edipo, el de Electra. "Homérico" para designar a una obra enorme. Expresiones, adjetivos, incluso nueva literatura, que tienen sus orígenes en la basta mitología griega, en los héroes de la era grecolatina, en sus históricas gestas. El poeta y ensayista Luis Antonio de Villena (Madrid, 1951) se ha empeñado en recoger en un "diccionario personal" las claves del mundo grecolatino, que él considera "el fundamento de la cultura de occidente".

De Villena se queja de las políticas educativas que han despreciado el valor de la cultura clásica para la formación de los jóvenes. "Creo que tener políticos incultos y poco plurales, lo que ha llevado a que tengamos una situación calamitosa en materia cultural en España", y agrega en plan retador, "¿Cuándo hemos escuchado a Zapatero o a Rajoy referirse a Cicerón?, ¿Será exceso de cultura o desconocimiento?", se pregunta el poeta madrileño.

En Biblioteca de clásicos para usos modernos (Gredos), De Villena revisa, desde Adriano a Virgilio, más de 50 personajes, pero también ciudades, hechos y fenómenos relevantes -"como los grafitos pompeyanos o la homosexualidad griega"- con el ánimo de "atraer al público en general, al que no sabe nada, al estudio de los clásicos" y agrega que aunque lo presenta como un diccionario, puede ser leído de manera lineal. El autor hace énfasis en que también le mueve poner de relieve la moral del mundo grecolatino antes del cristianismo, que a su juicio es una moral más libre y más cercana a la moral en el mundo moderno. "Creo que estamos más cercanos a esa moral que a la se impuso entre el siglo III y el siglo XX, en la que había una libertad sexual y creativa limitada", y agrega que incluso para entender mucha de la literatura considerada contemporánea -"como el Ulyses de Joyce"- hay que conocer el mundo griego.

El autor, que se encuentra ahora a punto de publicar la "edición definitiva" de sus poemas La prosa del mundo, espera que los políticos dejen de hablar tanto de la importancia del inglés, que no es más que una herramienta y "entiendan que esta política cultural dirigida a no más de 100.000 personas en un país de 45 millones es la responsable de que España sea uno de los países más atrasados de Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50