Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La ciudad ideal

La utopía de las metrópolis

Ocho equipos de arquitectos y creadores reinterpretan la capital

¿Cómo sería su ciudad utópica? ¿Sin coches, sin excavadoras, sin jefes? A éstas y otras preguntas responde Alter Polis, proyecto filosófico y arquitectónico propuesto por Intermediae en Matadero Madrid. Ocho equipos de jóvenes arquitectos madrileños aceptaron el reto de trabajar con tres conceptos: "cuidad-utopía-humanismo". Durante ocho meses, y con un presupuesto de 6.000 euros cada grupo, combinaron la creacióncon debates abiertos al público. Las ocho ciudades utópicas se pueden ya ver y experimentar en Matadero. Éstas son sus claves.

- El caos. Bajo el título Eatmefeedme. El colapso urbano no tiene marcha atrás, el equipo de arquitectos The Big Mech Company plantea una ciudad cercana al Apocalipsis, encerrada en una cueva de papel cartón, con carteles, fotos y advertencias sobre la especulación. Máquinas excavadoras que parecen cobrar vida sitian la ciudad, mientras los "refugiados de la destrucción" (familias a favor de la maquinaria) logran la promesa de la rescisión de sus hipotecas.

- La violencia. El espacio llamado Campo' es cualquier cosa menos una ciudad utópica: una valla enrejada contiene una máquina de escribir abandonada, plumas de pájaros, papeles troceados, basura y un fusil que custodia todo ello, evocando campos de concentración. El equipo Alterludotek advierte en su obra: "El campo no es una anomalía del pasado, sino la matriz secreta del espacio político en el que vivimos todavía".

- El mecano. Podría ser un proyecto, pero Triptic son tres: una maqueta de calles, jardines y edificios convertida en juego desmontable. "Una vez a la semana venimos y cambiamos piezas, como si fuera un mecano. Nos interesa reordenar el espacio para que la ciudad se vea mejor desde dentro, que es algo que le falta a Madrid. Y lo hicimos a partir del trazado del barrio de Malasaña, porque vivimos y trabajamos allí", señala Pablo Martínez, del colectivo Wunderkammer.

- La infancia. Ecosistema Urbano apuesta por los niños como futuro de esa ciudad imaginaria. Para ello recuerdan que los parques infantiles cada vez ocupan menos espacio -"son corrales de 20 metros cuadrados rodeados de tráfico"-, así que introducen uno de esos parques en el Matadero. "¿Y si viene una marabunta de niños a la exposición?", se preguntan. Pues vía libre para subir y jugar con su proyecto.

- El ciudadano. "No quisimos hacer un solo planteamiento sobre la ciudad utópica, así que consultamos a diseñadores, psicólogos, ecologistas, artistas, cocineros... Nuestra propuesta consiste en pequeños documentales con la grabación de sus ideas", explica Ramiro Losada, de Studio Banana, Nube. ¿Sueñas ciudades? Se trata de una caja de luz suspendida en el aire que contiene pantallas de televisión con esos testimonios sobre la ciudad idílica.

- La biotecnología. El equipo Rueda-Pizarro + Mórula + Esther Pizarro + Markus Schroll propone al espectador que se tumbe bajo una ciudad invertida, con calles flotantes y árboles creados con finos tubos y bridas de plástico, que ellos llaman "micro-acciones" y representan "el crecimiento biotecnológico" de la ciudad.

- El idealismo. ¿Y si la ciudad utópica ya existiera? El equipo más idealista, Estudio FAM, presenta el Vivero de iniciativas ciudadanas, una caseta-sede del proyecto reflejado en la web www.e-alterpolis.org, que consiste en reacoger acciones reales.

- El resumen. El colectivo n+13 se ha encargado de recoger las propuestas del resto de equipos en una maqueta gigante, formada por laboratorios de discusión: ¿Qué imagen tiene una ciudad utópica? ¿Qué desea la gente? ¿Cómo alcanzar la utopía?

Matadero Madrid (paseo de la Chopera, 14). De martes a sábado, de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00. Domingos y festivos, de 11.00 a 15.00. Lunes, cerrado. Entrada libre. www.intermediae.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008