Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La ciudad ideal

Recorrer la urbe sin ruido ni humos ya no es ciencia-ficción

Un taller tecnológico usa herramientas digitales para moverse por rutas limpias

Quizá si pudiésemos ver los componentes del aire que respiramos evitaríamos ciertas zonas, del mismo modo que esquivamos los bolardos de las calles o las vías urbanas con demasiados semáforos. Quizá si viésemos nítidamente la intensidad de las ondas del ruido cuando chocan contra nosotros o contra los objetos que nos rodean, buscaríamos alternativas en nuestros trayectos. De momento no se han inventado unas gafas con un zoom tan potente, pero sí existen ya dos herramientas digitales que hacen visibles los datos que escapan al ojo humano.

Se llaman In the air (En el aire: www.intheair.es) y Much ado about nothing (Mucho ruido y pocas nueces: www.muchadoaboutnothing.medialab-prado.es). Sus autores e ideólogos son dos jóvenes madrileños, la arquitecta Nerea Calvillo (33 años) y el estudiante de diseño gráfico Iván Huelves (22 años). Ella se centró en visibilizar la contaminación, y él, en el ruido. Ambos presentaron sus proyectos a un concurso internacional convocado por el espacio de investigación, producción y difusión de la cultura digital Medialab-Prado, financiado por el área de Las Artes del Ayuntamiento. El premio consistía en un taller intensivo de dos semanas para el desarrollo de esos proyectos. Visualizar 08, Database City, era el nombre con el que fue bautizada la segunda edición de un taller que persigue hacer visible lo invisible, darle forma de imágenes al flujo informativo, a los datos y estadísticas que genera la ciudad, con el uso de las tecnologías y el diseño. El resultado, con los ocho proyectos seleccionados, puede verse hasta el 11 de enero en la sede de Medialab-Prado (Alameda, 15, junto al CaixaForum).

"De momento hemos conseguido medir los niveles de cinco componentes del aire: dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, partículas en suspensión y polen. Luego vinculamos los datos de las densidades de contaminación a un modelado en 3D y construimos un modelo dinámico online cuyos datos se actualizan cada hora", explica Nerea con su mano en el ratón y los ojos fijos en la pantalla de su ordenador.

No conforme con esa representación virtual de la contaminación, esta arquitecta ha diseñado "una fachada difusa", una especie de tuberías incrustadas a la fachada del edificio de Medialab con unos pequeños agujeritos que fumigan agua vaporizada, creando una nube, que cambia de color en función de los niveles de contaminación. "Es un sistema conectado a la web que todavía hay que perfeccionar", asegura, "pero es una manera de trasladar la información del entorno digital al urbano, de que las fachadas de los edificios sean informadoras". Iván Huelves, hizo lo propio creando mapas de ruido por distritos: "Permite consultar el nivel de ruido de nuestra ciudad en la Red. A través de este mapa se podrán saber los decibelios, que soporta tu calle".

Dos inventos made in Madrid que demuestran que recorrer la capital sin ruidos ni humos ya no es ciencia-ficción. Como tampoco lo es, según Medialab, visualizar la atención mediática del espacio urbano calle a calle (http://madrid.citymurmur.org) o un mapa de zonas con interés cultural adaptado a personas con discapacidad (lazarillo.medialab-prado.es).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008