Tribuna:Un siglo de lucha socialTribuna
i

Una huella en la ciudad

La historia de la protección social en España está ligada a la ciudad de Madrid. Las decisiones de los políticos, las discusiones en el Parlamento, la vida de muchos protagonistas sucedieron aquí. Además, la historia de la protección social ha dejado una considerable huella en la ciudad.

Una de las fotos que podemos ver en la exposición Solidaridad, seguridad, bienestar. Cien años de protección social en España es la de Alfonso XIII en su visita al Instituto Nacional de Previsión (INP), ubicado en la calle de Sagasta. En esta modesta sede transcurrieron todas las actividades del INP en sus inicios. En un principio contaba con tan sólo 21 empleados, de los que sabemos nombres, apellidos y los salarios, más bien modestos, que percibían. En los salones de la sede se reunían los miembros del Consejo del Patronato: Eduardo Dato, José Marvá y Mayer, Matías Gómez Latorre (vocal obrero), el vizconde Eza (representante patronal), José Maluquer (consejero delegado y gestor del INP) y demás consejeros.

En 1919 se aprobó el retiro obrero obligatorio, que se aplicó desde 1921
En el franquismo se levantaron algunos de los hospitales de referencia

Más información

Las primeras libretas que se abrieron en la Caja de Previsión del INP pertenecían a un madrileño, militante socialista, y a un guardia civil de Trujillo. La estructura del INP era tan modesta que tuvieron que apoyarse en las Cajas de Ahorros, y la propia Caja de Previsión del INP estaba en una pequeña oficina que la Caja de Ahorros de Madrid les cedió en sus locales de la plaza de Celenque.

Fue precisamente en Madrid donde se celebró la Conferencia de Seguros Sociales de 1917, y donde se aprobó la urgente necesidad de implantar un ambicioso plan de seguros obligatorios que incluyera la vejez, el desempleo, los accidentes de trabajo, la maternidad y demás riesgos.

En 1919 se aprobó el retiro obrero obligatorio, que sólo se aplicó a partir de 1921. A partir de ese año, las cotizaciones (obligatorias) de los empresarios y las aportaciones del Estado fueron constituyendo un importante fondo que permitió al INP, a los ayuntamientos y a los distintos Gobiernos acometer la construcción de "casas baratas", escuelas y dispensarios. Encontramos algunas de estas colonias en lugares de Madrid que hoy son casi céntricos, y al pasar por ellos nos sentimos transportados a los años veinte del pasado siglo. Algunos eran barrios de casas unifamiliares de dos plantas y pequeños patios.

Durante el franquismo, la presencia del INP se incrementó, y se levantaron nuevos inmuebles en lugares emblemáticos de Madrid, como la nueva sede central del INP, en la calle de Alcalá, muy cerca del Retiro. Un edificio impresionante en su estructura y sus acabados interiores, con gran despliegue de maderas nobles y mármoles, y equipamientos como la magnífica biblioteca y el gran salón de actos dedicado a José Maluquer, que alberga la exposición conmemorativa. A ello se suman algunos de los grandes hospitales de referencia edificados en Madrid en los años cincuenta y sesenta, que forman parte también de las señas de identidad de Madrid: el viejo hospital Puerta de Hierro y la maternidad de La Paz.

Arturo Viloria es el comisario de la exposición Solidaridad, seguridad, bienestar. Cien años de protección social en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de diciembre de 2008.