Los ayuntamientos activan proyectos para consumir el Fondo de Inversión

La nueva financiación cubre la penuria inversora de las cuentas municipales

El Fondo de Inversión Local del Estado habilitado por el Gobierno para afrontar la crisis multiplica -hasta el 260% en el caso de Vigo- las inversiones reales previstas en los presupuestos locales para el próximo año. Está agitando, en consecuencia, los criterios y las prioridades de gasto en todas ellas. Los gobernantes coinciden en saludar las nuevas partidas que les corresponde administrar como una lotería que, a su vez, está desvelando los grandes agujeros que dejaban abiertos las cuentas municipales en aspectos básicos.

Así, Ourense destinará la mitad de los 19 millones que reciba a mejorar la red de abastecimiento y saneamiento. Las tuberías, 400 kilómetros, no han renovado un solo metro en los últimos años. Sólo en éste se sucedieron 300 reventones, lo que ha convertido en prioritario este asunto para el bipartito que gobierna la ciudad (PSdeG-BNG). La otra mitad de los 19 millones se dedicará a nuevos equipamientos, obras en los barrios y actuaciones medioambientales.

Más información
Los vecinos también reconocen la oportunidad

El alcalde, Francisco Rodríguez, ha constituido ya una comisión de seguimiento integrada por concejales y técnicos para perfilar las bases de actuación. También ha invitado expresamente al PP a que realice aportaciones y su portavoz, el ex alcalde Enrique Nóvoa, ha respaldado ese proyecto de reforma del saneamiento, además de demandar otras inversiones "especialmente en el rural y los barrios".

La zona rural también será la principal destinataria de los fondos que reciba Lugo, 16,6 millones. El alcalde, José López Orozco, tiene intención de separar el 30%, algo más de un millón de euros, para la "discriminación positiva" del rural. Además, en la zona urbana, las actuaciones se centrarán en el adecentamiento de la avenida Duquesa de Lugo y del recinto de la antigua factoría de Frigsa, en reparar aceras y mejorar la iluminación y el transporte urbano y, si llega, en reparar el tejado de la propia casa consistorial.

En Pontevedra, a la que corresponderán 14,2 millones, el gobierno local (BNG-PSdeG) afirma disponer de proyectos suficientes para consumirlos: casas de cultura, zonas deportivas, áreas verdes, eliminación de barreras, tratamiento de pluviales o fecales, además del parque de A Parda, con una zona verde de 6.000 metros. Pero de momento sólo son ideas y, dado que los proyectos deben registrarse antes del 24 de enero, también podría repescar otros proyectos incluidos en los presupuestos locales "si no llegamos a tiempo", dice el concejal de Facenda, Raimundo González.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde el PP se apuesta por un proyecto único de mejora integral de 10 barrios que incluye la dotación de aceras y bancos, separación de aguas pluviales y fecales, aparcamientos y zonas deportivas, verdes y peatonales. Todo ello costaría 64 millones, de los que 20 serían aportados por concesiones administrativas y, el resto, "por otras administraciones", según la propuesta de Telmo Martín, que incluye en ello los 14 millones del Fondo de Inversión Local.

El bipartito coruñés (PSdeG-BNG) prevé dedicar los 43,3 millones que le corresponden a acelerar la renovación de todas las aceras de la ciudad, a obras de saneamiento y depuración de aguas en nuevas urbanizaciones, a la rehabilitación de viviendas y a la reforma del alumbrado público, según la relación de la socialista Carmen Marón. El nacionalista Henrique Tello lo concreta en el plan local de pavimentación, "que creará empleo, activará el comercio y mejorará la calidad de vida".

Las infraestructuras en los barrios son la prioridad para el PP, que prepara un plan detallado de obras de asfaltado, eliminación de cableados aéreos, aceras y ajardinamientos para ofrecérselo al gobierno con una propuesta de consenso.

En Santiago ya comenzaron el lunes las reuniones para decidir qué proyectos consumirán los 16 millones de euros que corresponden a la ciudad. Se ha montado un equipo de seguimiento, con concejales de socialistas y nacionalistas, que aún no ha definido ninguno.

"Muchos proyectos que estaban en la nevera pasarán al microondas a toda velocidad", afirmaba esta semana el alcalde de Ferrol, Vicente Irisarri, dispuesto a no desperdiciar "ni un solo euro". Todas las concejalías del gobierno en minoría que dirige están ya ocupadas en elaborar una primera lista de proyectos. La mejora de las conexiones entre barrios, los accesos al futuro polígono industrial de Leixa y obras de saneamiento en el rural figuran entre sus prioridades, aunque también una red de miradores en el litoral o un camping. El PP ha planteado una veintena de acciones alternativas que se centran en remodelar espacios públicos, mejorar el cementerio municipal y construir una piscina olímpica.

Con información de Lorena Bustabad, Primitivo Carbajo, María Fábregas, Cristina Huete, Paola Obelleiro, Arcadio Silvosa y Lara Varela.

Disputa sobre el volumen de gestión

Vigo recibirá la partida más cuantiosa, 52,1 millones de euros. Aunque los socios del bipartito tienen bastante claros los destinos más significativos de esos fondos, aún no se han puesto de acuerdo en cuánto le corresponde gestionar a cada uno. Los socialistas entienden, aplicando la proporción de concejales (9-5), que 34 millones son de su competencia y 18 del BNG, que sin embargo -"aunque no es definitivo", precisaron-, cuenta con gestionar 23 millones.

En el área socialista, dos millones se dedicarán a construir entre 20 y 25 parques infantiles, y los 32 restantes, a completar las humanizaciones en las zonas donde actualmente se están realizando, lo que contribuirá a convertir Vigo el próximo año en una ciudad-trinchera.

El BNG, por su parte, concentrará el grueso de las actuaciones en el Casco Vello, donde empleará 12 o 15 millones. Otros seis o siete millones los dedicará a infraestructuras deportivas y dos millones más, a una red de bibliotecas municipales que cubrirá todos los barrios y parroquias. El Casco Vello, en cualquier caso, será el enclave privilegiado por sus inversiones, no ya por la parte que finalmente le corresponda del Fondo de Inversión Local, sino porque también cuenta con otros tres millones en los presupuestos municipales y siete millones más que aportará el Consorcio, o lo que es casi lo mismo, la Consellería de Vivenda.

Nada de ello convence al grupo popular, cuya portavoz, Corina Porro, reclamó este viernes la convocatoria urgente del Consello Social de la ciudad, del que forman parte empresarios, sindicatos, vecinos y colegios profesionales, para que el dinero del Fondo, que "llega tarde, mal y arrastro", dijo, se gaste "con el consenso y la aportación de todos". El PP propone, a su vez, que se redacte "un nuevo plan de parroquias", dotado al menos con 18 millones, y que el resto se invierta en obras de humanización, en creación de suelo industrial y en medidas que beneficien a las pymes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS