Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama elige al hispano Bill Richardson como nuevo secretario de Comercio

Los demócratas no tendrán 'supermayoría' en el Senado al perder en Georgia

En inglés y en español. El próximo secretario de Comercio de Estados Unidos, el conocido gobernador latino de Nuevo México, Bill Richardson, usó ambos idiomas para agradecer a Barack Obama su nombramiento, anunciado ayer en Chicago, y para comprometerse a trabajar en la recuperación económica del país. "Sí, se puede", dijo Richardson en castellano y sin traducir al inglés su intervención en esta lengua. "Nuestro voto ha sido nuestra voz. Esta elección ha demostrado nuestra fuerza y nuestra unidad. Tenemos que seguir luchando por nuestros derechos al mismo tiempo que perseguimos el sueño americano". Y se dirigió a América Latina y al Caribe para pedir "un hemisferio unido".

Obama presentó a Richardson diciendo que a lo largo de su carrera ha sido un "diplomático económico para América" que "ha visto desde todos los ángulos posibles qué hace funcionar a nuestra economía y qué es lo que hace que no funcione mejor". El actual gobernador de Nuevo México, de 61 años, fue secretario de Energía y embajador de EE UU ante Naciones Unidas durante el segundo mandato de Bill Clinton, y diputado en la Cámara de Representantes desde 1983 a 1997. Fue elegido gobernador en 2002.

Al igual que Joe Biden y Hillary Clinton, Richardson fue inicialmente rival del ahora presidente electo durante las primarias demócratas, pero el gobernador se convirtió después en un apoyo fundamental para Obama durante la campaña, ayudándolo a captar el decisivo voto latino en Estados clave como Colorado, Nevada, Florida y, por supuesto, Nuevo México. Unos 10 millones de hispanos acudieron finalmente a las urnas el 4 de noviembre, un récord histórico.

Tras la elección, el nombre de Richardson sonaba como posible secretario de Estado, cargo para el que ya ha sido designada Hillary Clinton. La Secretaría de Comercio no tiene la misma relevancia, lo que ha generado cierta decepción entre algunos miembros de la comunidad hispana. Un periodista acabó formulando ayer de forma directa a Obama la pregunta que flotaba en el aire: "¿Es la Secretaría de Comercio un premio de consolación para los latinos?".

El presidente electo respondió bromeando en un principio: "Creo que es un trabajo bastante bueno", pero se puso serio después, insistió en la importancia del cargo ante la grave crisis económica que enfrenta Estados Unidos, y defendió que el único criterio que está guiando sus nombramientos es el talento. "Él es la mejor persona para el puesto", afirmó.

"Cuando la gente mire atrás y vea el cuadro completo, creo que dirán que es uno de los Gobiernos y equipos de la Casa Blanca más diverso de todos los tiempos. Pero lo más importante que dirán es que son todas personas con una extraordinaria preparación y excelencia. Una de las creencias más fuertes que he tenido a lo largo de toda mi carrera es que no hay contradicción entre la diversidad y la excelencia".

Mientras Obama acaba de configurar su Gobierno, algunas dudas que se mantenían sobre la composición del Senado se van despejando. Uno de los escaños que aún estaban en liza, por una segunda vuelta en Georgia, será finalmente republicano. Los demócratas no podrán tener ya la mayoría de 60 senadores que les hubiera permitido sacar adelante cualquier iniciativa. El Senado será un reflejo del Ejecutivo bicolor de Obama, y así se mantendrá al menos durante los dos próximos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2008