Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un aspirante con el don de la ubicuidad

Las irregularidades en las pruebas para obtener una plaza en la Policía Local de Torres de la Alameda van más allá de los problemas surgidos con el test número 38. Uno de los aspirantes, el que ha sacado la máxima nota en el cómputo global de los exámenes (test psicotécnico, teórico y pruebas físicas), parece tener el don de la ubicuidad. O se trata de dos personas.

El sábado 13 de septiembre, Enrique Simarro Jiménez se presenta al examen psicotécnico en la población de Torres de la Alameda. El examen es a las 10.30 y los examinadores conceden una hora y media para terminarlo. Ese mismo día, a las 9.30, otro Enrique Simarro Jiménez, según consta en las listas del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz, se presenta al mismo examen psicotécnico para las plazas de policía local de ese municipio. El examen empieza más tarde porque hay un aviso de bomba. Entre Torres y Torrejón hay 14 kilómetros de distancia, unos 20 minutos en coche. Sin embargo, Simarro es considerado apto en los dos exámenes.

Los aspirantes a la Policía Local de Torres no se creen lo del don de la ubicuidad y han denunciado los hechos ante el Consistorio. Las primeras palabras del alcalde, según cuenta un familiar de uno de los candidatos, fueron que "no permitiría cosas como ésa en su Ayuntamiento". Sin embargo, el tema no se mencionó en la comisión informativa creada para indagar en el caso. "Nos enteramos de esa historia el pasado viernes", asegura Carlos Sáez Gismero, concejal socialista en Torres. "La madre de un aspirante nos dijo que informó al alcalde de que un mismo opositor se había presentado en dos municipios distintos. Pero éste no nos dijo nada a nosotros", comenta Sáez.

Dos notas muy distintas

Enrique Simarro, al que este periódico ha intentado localizar sin éxito, tuvo menos problemas para hacer los siguientes exámenes de Torrejón y Torres. Las pruebas teóricas fueron en distintos días. En la de Torres, la que ha sido cuestionada por los opositores, que creen que el examen puede haber sido filtrado, Enrique Simarro sacó un 9,05, lo que le sirvió para obtener la máxima nota final y la primera de las 10 plazas convocadas. En la prueba de Torrejón Enrique Simarro sacó sólo un 4,38.

"No sé qué más pruebas quiere el alcalde. Me parece una actitud lamentable de él y del equipo de gobierno. El Ayuntamiento no ha hecho nada por averiguar esos hechos", insiste Carlos Sáez Gismero. El alcalde, Valentín Márquez, señala que no corresponde a Torres de la Alameda investigar lo que pasó en Torrejón y quién se presentó allí. "Nosotros hemos comprobado que esa persona se presentó al examen de Torres", afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008