Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra sucia contra el terrorismo

Las 36 negaciones del Ejecutivo de Zapatero

Respuestas sin datos para el Congreso

"El Gobierno no tiene pruebas ni indicios"; "el Ministerio de Defensa no tiene constancia"; "los vuelos de los Estados Unidos que utilizan las bases de Rota y Morón son los operados por y para las fuerzas armadas de ese país y nada tienen que ver con supuestos vuelos secretos" y "el Gobierno no tiene otra información".

Así hasta más de 36 frases similares del Gobierno para responder a otras tantas iniciativas parlamentarias desde 2005, negar que tuviera constancia de los vuelos a Guantánamo y no facilitar dato alguno. Expresamente, Zapatero ha rechazado en tres ocasiones en el pleno del Congreso tener pruebas de esos vuelos.

Todas las respuestas negando la información son por preguntas de los diputados de IU e ICV, Gaspar Llamazares y Joan Herrera. Son preguntas por escrito y orales y peticiones de comparecencia. Los dos diputados han preguntado de todas las formas posibles sobre vuelos secretos, aviones fletados por la CIA y hasta buques-cárcel que supuestamente pasaron por puertos españoles. En todas las ocasiones la respuesta del Ejecutivo fue negativa.

De hecho, el pasado mes de mayo se conoció que en 2007 siguieron los vuelos con destino a Guantánamo desde bases españolas, gracias a una respuesta del Gobierno portugués. En todas sus comparecencias ante la Cámara, el ministro Moratinos y el responsable del CNI, Alberto Saiz, han negado tener conocimiento de los vuelos. Llamazares preguntó a Zapatero tres veces en el pleno y obtuvo la negativa del presidente. "Si existe algún elemento, algún indicio, algún dato, algún hecho contrastable de que se hubieran podido producir ilegalidades en nuestro territorio seré como Gobierno el primero en informar a la opinión pública"; "el Gobierno no ha tenido hasta este momento ningún indicio de actos ilícitos en relación con el transporte de personas mediante aeronaves de los Estados Unidos" y "de todas las investigaciones realizadas tampoco han podido deducirse indicios de violación de la legalidad en territorio español", respondió Zapatero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008