Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del aeropuerto de Barcelona

Pulligan negocia el despido de 40 trabajadores en Canet

El grupo textil catalán Pulligan Internacional, dedicado a elaborar género de punto, está negociando con los sindicatos un expedientes de regulación de empleo (ERE) para despedir a casi 40 trabajadores de su fábrica de Canet de Mar, donde trabajan 130 personas.

El presidente de la empresa, Joan Canals, justifica la medida por el "inevitable" traslado de las funciones "más simples, como las tareas de planchar y coser", a la fábrica que tiene en Tánger (Marruecos), en la que trabajan más de 300 personas. En el norte del reino alauí, el sueldo de un obrero no especializado es 10 veces más bajo que en España.

Los sindicatos temen que la fábrica de Canet termine cerrando, pero la empresa asegura que el emplazamiento catalán, que seguirá con un centenar de trabajadores, se dedicará a desarrollar el diseño y algunos muestrarios, que son más caros, además de las tareas de administración y comerciales. Canals recuerda que si Pulligan no hubiera iniciado la deslocalización de producción en los años noventa, ya habría desaparecido. La empresa facturará 22 millones de euros este año, dos menos que el anterior.

Pulligan está pendiente de que la promotora Aisa acabe de construir su nueva fábrica, cuyas obras paró hace unos meses por los problemas de liquidez derivados de la burbuja inmobiliaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de noviembre de 2008