Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Matanza terrorista en India

"Seguimos en la habitación con la luz apagada y en completo silencio"

170 personas siguen retenidas en el hotel Oberoi, entre ellas dos empresarios españoles - Las fuerzas de seguridad liberan a los rehenes del Taj Mahal

En los dos hoteles de lujo de Bombay atacados por los terroristas el miércoles la situación seguía siendo anoche confusa. Sólo en el hotel Oberoi había unas 170 personas atrapadas en distintas habitaciones, según los responsables del establecimiento, aunque las autoridades barajaban cifras inferiores. La ofensiva de las fuerzas especiales indias logró rescatar de este hotel a unas 70 personas a media tarde (mediodía en la España peninsular). Pero a partir de ese momento no hubo más novedades acerca de la situación de los huéspedes que permanecían atrapados.

Mientras, la mayoría de los terroristas que asaltaron el hotel Taj Mahal -donde ayer fueron liberados los últimos 55 rehenes que permanecían en su interior en varias plantas- murieron tras los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Durante la madrugada, sólo quedaba un asaltante, que al parecer estaba herido, según relataron fuentes policiales a la BBC. El general indio R. K. Hooda, que supervisó las operaciones en este emblemático hotel, explicó que los comandos del Ejército habían encontrado una fuerte resistencia por los terroristas, muy bien armados y atrincherados en los recovecos del edificio.

En un centro judío con una sinagoga están secuestradas de 10 a 15 personas

Sin embargo, en el hotel Oberoi, la situación aún no

estaba controlada. De madrugada, el director de la Guardia de Seguridad Nacional, J. K. Dutt, explicó a la cadena CNN que un pistolero había muerto abatido, mientras los comandos entraban habitación por habitación en busca de terroristas y tratando de rescatar a los clientes atrapados. Dutt dijo que desconocía cuántos asaltantes quedaban en el edificio. Al menos dos terroristas estaban atrincherados en la planta 18, según la BBC. Cuatro plantas más abajo, dos empresarios españoles que viajaron con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, continuaban anoche atrapados en una habitación. Un tercer directivo, Francisco Garrote, que había viajado a India por su cuenta, logró salir del establecimiento.

Los dos ejecutivos retenidos son el consejero delegado de Ferrovial-Agromán, Alejandro de la Joya, y el director general de Comercio Internacional de Isolux-Corsan, Álvaro Rengifo Abad. Ambos se encontraban bien de salud y tranquilos, a la espera de que la policía acabara de neutralizar el grupo terrorista que había irrumpido en el hotel.

Los militares les aconsejaron que apagaran la luz, que se mantuvieran callados y que no dejaran entrar a nadie hasta la llegada de la policía. Ambos permanecían en una misma habitación. Llevan dos noches oyendo explosiones y tiros a su alrededor. Según un portavoz de Ferrovial, De la Joya habló con el presidente de la compañía y con su esposa. Restringió el resto de llamadas.

Rengifo Abad pudo mandar un mensaje corto de móvil por la mañana a un directivo de Isolux, en el que decía que estaba bien. Conforme avanzó el día, contactó con su familia y con responsables de la compañía. "Seguimos en la habitación, con la luz apagada. Nos han dicho que guardemos completo silencio y no sabemos cuándo podremos salir. Nos encontramos bien", susurró por teléfono a este periódico.

Quien tuvo mayor suerte fue Francisco Garrote, que estaba en la planta 21. Logró salir al mediodía y se dirigió al Consulado español, según fuentes de la delegación de la Comunidad de Madrid. Garrote declinó hacer declaraciones. Al igual que el resto del grupo, estaba a la espera del avión de la Fuerza Aérea Española enviado para la repatriación, que llegó en la madrugada.

El que no quiso viajar en el avión español fue el eurodiputado de CiU Ignasi Guardans, informa Rebeca Carranco. "Parece que ha habido un error de cálculo, y no hay suficientes plazas para toda la comitiva", lamentó Guardans. Estaba previsto que la delegación del Parlamento Europeo -siete diputados y 10 funcionarios-, partiera con el Airbus militar español, pero finalmente saldrán hoy en un vuelo fletado por el Gobierno francés. "Me han ofrecido volver a mí solo con el avión español, pero me ha parecido que lo más decente es irme con toda la delegación europea", indicó Guardans.

Aparte de las operaciones en los dos hoteles, las fuerzas de seguridad barajaban el asalto de la Casa Nariman, un centro judío en el que se cree que hay entre 10 y 15 rehenes. Los terroristas tomaron el edificio, secuestraron al rabino Gavriel Holtzberg y a su familia, y les separaron del resto.

Durante la noche, los terroristas en el interior dispararon y arrojaron granadas a los que se acercaban al centro. Poco antes del amanecer, furgones policiales, coches de bomberos y al menos una ambulancia empezaron a aproximarse. Desde este centro, uno de los terroristas aseguró a una televisión que estaban dispuestos a negociar la liberación de los rehenes, y acusó al Ejército indio de la muerte de musulmanes en Cachemira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 2008