Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Madrileños en la matanza de Bombay

Llega a Madrid el avión con los 56 españoles evacuados de Bombay

Los que han quedado en India volverán en una aeronave francsa vía París.- Uno de los empresarios retenidos allí relata su calvario

El avión de la Fuerza Aérea Española con los 56 españoles que han sido evacuados de Bombay tras los atentados terroristas que se perpetraron en esta ciudad ha aterrizado a las 14.50 en la base aérea de Torrejón de Ardoz. Al pie de la escalerilla del avión, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y la presidenta Esperanza Aguirre han recibido al grupo de españoles, entre los que se encontaban los miembros de la delegación de la Comunidad de Madrid que no pudieron abandonar anteayer Bombay. Hasta la base aérea se han desplazado también numerosos familiares de los repatriados y se han vivido momentos de gran emoción cuando se han reencontrado.

Muchos de ellos no han podido reprimir las lágrimas al ver sanos y salvos a sus allegados, con los que se han fundido en abrazos. La presidenta madrileña ha saludado efusivamente a los miembros de su gabinete, entre los que se encontraban la directora general de Medios de Comunicación de la Comunidad de Madrid, Isabel Gallego, así como a destacados empresarios madrileños. Entre éstos estaba Ignacio Ruiz Larrea, de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), con quien ha revivido los trágicos momentos posteriores a los atentados.

Antes de que aterrizara el avión, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, ha expresado su satisfacción por la llegada de este primer contingente de españoles, así como por la liberación esta mañana de los empresarios que aún estaban retenidos en el hotel Oberoi de Bombay.

"Hemos tenido mucha suerte"

"Hemos tenido mucha suerte, después de todo este horror". Con palabras como éstas ha descrito el empresario madrileño Álvaro Rengifo su experiencia de "más de 40 horas" atrapado en su habitación del hotel Oberoi de Bombay mientras éste estaba tomado por terroristas. Rengifo, junto a Alejandro de la Joya, también empresario, ha podido salir esta mañana "perfectamente" del hotel, después de que un comando de élite del ejército indio lo asaltara y se hiciera con su control, arrebatándoselo a los terroristas.

Entrevistado vía telefónica por la Cadena SER, Rengifo ha relatado cómo han pasado, él y Alejandro de la Joya, las 40 horas de cautiverio en su habitación de la planta 14 del hotel Oberoi, asaltado por un grupo de terroristas islámicos el miércoles. Según su relato, uno de los peores momentos se produjo "al principio", cuando los terroristas asaltaron el hotel. "No sabíamos qué pasaba y dónde iban a desembarcar los terroristas". También lo pasaron mal cuando "nos dijeron que nos iban a rescatar y empezaron a sonar tiros y que había terroristas en el piso 14". Luego, ha calificado de "larga, pero impecable" la operación militar india que ha terminado con la liberación del hotel, además de "complicada, porque es un hotel con un gran patio central y muchos recovecos".

Pese a todo, considera que ambos ha tenido "mucha suerte", porque esta mañana, al salir del hotel, han podido ver a otros huéspedes que lo habían pasado peor: "gente que había visto morir a otros, que les habían volado la habitación". Asegura que, tanto él como De la Joya han temido por su vida. Sobre todo, ha dicho, durante "tres horas que estuvimos en silencio absoluto los dos, concentrados", pensando "qué hacíamos si entraban" los terroristas. Al menos podían contar el uno con el otro: "Nos hemos hecho compañía".

El móvil ha sido el único medio de contacto con el exterior, según ha asegurado, dado que "cortaron la televisión a las 10 horas". "Por suerte, teníamos un cargador".

Rengifo y De la Joya eran los dos únicos españoles que quedaban en el interior del hotel. Un tercero, Francisco Garrote, alojado en la planta 21, pudo salir ayer, cuando la policía pudo liberar a parte de los clientes, y se dirigió al Consulado español. De la Joya y Rengifo formaban parte de la delegación que acompañaba a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que pudo escapar del hotel la misma noche del secuestro. Ayer, recién llegada a Madrid, relató su peripecia.