Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

El proceso de Bolonia y los estudiantes

Es una necesidad para los estudiantes españoles que las universidades españolas no se queden fuera del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Bolonia supondrá una revisión de la calidad de la enseñanza y facilitará enormemente la circulación de estudiantes entre universidades. Es de esperar que una enseñanza más tutorizada conlleve una mejora en el ratio de aprobados, por lo que las nuevas titulaciones de cuatro años se realizaran en cuatro años reales (como en el resto de la UE). Además, el hecho de que se incluyan prácticas en empresas supondrá una ayuda al recién titulado en la búsqueda de su primer empleo, pues ya tendrá experiencia laboral.

Otro foco de quejas ha sido el programa de Master, para el que se propicia un sistema de ayudas en forma de becas-préstamos (algo completamente nuevo). En mi opinión se debería ver como un avance. Ya no necesita el estudiante tener unos ahorros para poder acceder al master, ya que las condiciones del préstamo son excelentes: una paga al estudiante de 800 euros mensuales, sin intereses y sin avales, y se interrumpe el pago-devolución si no se alcanza un salario mínimo.

En conclusión, la reforma de Bolonia da más ventajas a los estudiantes de nuestro país que desventajas y, por ello, debería tener nuestro apoyo. No hay que mezclar la reforma con el modo de financiación (la reforma no implica privatizar la Universidad), ni con las atribuciones profesionales (que es lo que fortalece los respectivos gremios frente al intrusismo), aunque estos temas son también importantes.- Héctor Hugo Franco Peña. Ex miembro de la Asociación de Estudiantes Intelec. Universidad de Valencia.

En un lúcido artículo publicado el pasado 10 de noviembre en estas páginas, José Luis Pardo reflexionaba acerca del llamado proceso de Bolonia. Resulta especialmente revelador el análisis de la estrategia propagandística que las autoridades utilizan para implantar el nuevo plan. El malestar en los centros públicos es evidente. Ha tomado cuerpo un movimiento de protesta que cuestiona la imposición de una reforma marcada por la opacidad informativa. Los estudiantes hemos asistido a un ejercicio de ocultación lamentable por parte de los responsables universitarios que, para silenciar las críticas, ha derivado en una operación de marketing que esconde el alcance real de la reforma bajo el paraguas de la convergencia europea.

Como lector habitual de este periódico me ha decepcionado la forma de abordar el conflicto. Las protestas de estudiantes se contraponen reiteradamente con las carencias actuales de la educación superior en España. Se infiere, pues, que la aplicación de Bolonia es una necesidad urgente; la solución a nuestros problemas. Una reforma con implicaciones académicas y sociales tan profundas requiere una reflexión detenida que trascienda el ámbito universitario y no una campaña de imagen que eluda el debate. - Artur Fontana Llorens. Valencia

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción