Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama asegura que "la ayuda está en camino"

El presidente electo de EE UU pone a Paul Volcker al frente de la comisión de recuperación económica

Asegurándose de que su rostro optimista y su mensaje de aliento perdura en la mente de sus compatriotas cuando hoy trinchen el pavo del Día de Acción de Gracias, el presidente electo de EE UU, Barack Obama, celebró ayer su tercera conferencia de prensa consecutiva para garantizar a las familias norteamericanas que su Gobierno será capaz de resolver la enorme crisis económica que vive el país. "La ayuda está en camino", prometió.

"Vamos a remontar esta situación", insistió el presidente electo. "Es importante que los ciudadanos tengan confianza en que lo lograremos. Hemos estado antes en situaciones similares, hemos pasado antes por recesiones económicas y las hemos superado. Esta vez, con la ayuda de mi Administración, también saldremos adelante, crearemos dos millones y medio de puestos de trabajo y remontaremos la situación".

"Vamos a remontar esta situación", dijo Obama en su tercera rueda de prensa

16 notables del mundo financiero componen el nuevo consejo anticrisis

"El cambio soy yo", dice el demócrata ante las suspicacias hacia su equipo

Obama repitió que la crisis actual es "de proporciones históricas" y no negó las grandes dificultades que el país tiene por delante. Pero ayer, cuando oficialmente se abrió el periodo de la Navidad, era el día para el optimismo. El todavía presidente George W. Bush cumplió con la tradición de perdonar la vida a un pavo y los estadounidenses se echaron a las carreteras en masa aprovechando la caída del precio de la gasolina hasta los 50 centavos el litro.

Fuera de eso, no hay muchos motivos para celebrar. Treinta millones de personas comerán el mes próximo de las cartillas de caridad del Gobierno, mientras la economía pierde pulso cada día y se ve abocada a partir de mañana a una caída aún mayor con el fracaso de la principal temporada de compras del año.

Como consuelo, Barack Obama presentó ayer a dos nuevas figuras de su equipo económico con la esperanza de convencer a los ciudadanos de que la economía estará a partir de ahora en las mejores manos. Paul Volcker, que presidirá un órgano temporal de nueva creación, el Consejo Asesor para la Recuperación Económica, es, probablemente, el economista con mayor reputación y experiencia del mundo. Presidió la Reserva Federal con Jimmy Carter y Ronald Reagan, en tiempos en los que también se sufría con la inflación y el desempleo.

Junto a él estará en ese consejo, en labores más ejecutivas, un verdadero genio de la Universidad de Chicago que lleva años asesorando a Obama, Austan Goolsbee, de quien el presidente electo dijo ayer en su presentación que era la persona que más había influido en su pensamiento económico.

Con estos nombramientos puede verse ya que Obama apoyará su política económica sobre cuatro patas: Tim Geithner, en la Secretaría del Tesoro; Larry Summers, como su principal asesor en la Casa Blanca; Peter Orszag, como responsable de elaborar los Presupuestos, y Paul Volcker, como fuerza influyente desde el exterior de la Administración. El consejo que presidirá Volcker estará integrado por 16 notables de la economía, con figuras del tipo de Eric Schmidt, el consejero delegado de Google.

Posteriormente, se sumarán a éstos otros cargos más especializados, como el del representante de Comercio y el secretario de Comercio, donde se da por segura la presencia de Bill Richardson, y las secretarías dedicadas a asuntos sociales, como las de Trabajo y Salud.

La próxima semana Obama empezará, probablemente, a configurar también su equipo de política exterior y de seguridad. Los medios de comunicación estadounidenses anticipan la presencia en ese equipo de Hillary Clinton como secretaria de Estado, Robert Gates al frente del Pentágono, el general James Jones como Consejero Nacional de Seguridad y Susan Rice, probable embajadora en Naciones Unidas, un cargo con asiento en el Gabinete.

Cada nuevo nombramiento confirma la apuesta de Obama por la experiencia, el centrismo y el bipartidismo. Volcker, de 81 años y brillante trayectoria con demócratas y republicanos, es el máximo exponente. Pero Gates o Jones, que ha dirigido las fuerzas de la OTAN, ha sido representante de Estados Unidos en el diálogo palestino-israelí y que apoyó a John McCain durante la campaña electoral, no le van a la zaga.

Un periodista le trasladó ayer a Obama la preocupación en algunos sectores por esta preferencia por las caras conocidas y los currículos cargados contraponiéndola con su promesa de cambio. "La visión del cambio viene de mí", respondió. "Ése es mi trabajo. Mis colaboradores tienen que tener experiencia porque no creo que los ciudadanos tolerasen, en una situación como ésta, dejar el Gobierno en manos de personas que nunca antes habían tenido altas responsabilidades".

Obama explicó que para hacer el cambio que ha prometido no se requieren caras nuevas sino "ideas nuevas" y, por esa razón, según dijo, su propósito es rodearse de gente que le garantice un flujo constante de ideas diversas, inteligentes y viables.

El Consejo para la Recuperación Económica

- Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal de EE UU entre 1979 y 1987, será el director del Consejo Asesor para la Recuperación Económica. Volcker, de 81 años, ha desempeñado cargos bajo el mando de cinco presidentes, de ambos partidos. También fue presidente de la Reserva Federal de Nueva York.

- Princeton, Harvard y la London School of Economics son algunos de los centros académicos en los que se formó Volcker.

- Austan Goolsbee, asesor económico de Barack Obama desde 2004 y profesor en la Universidad de Chicago, será economista jefe del Consejo para la Recuperación de la Economía. Goolsbee, de 39 años, muy cercano al nuevo presidente, será también el elemento de conexión entre el Consejo y la Administración de Obama.

- Yale y el Massachusetts Institute of Technology (MIT) son algunos de los centros académicos en los que se ha formado Goolsbee.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2008

Más información