Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brufau dice que para controlar Repsol hay que lanzar una OPA

Zapatero defiende que la empresa esté dirigida por españoles

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, advirtió ayer, en un encuentro con periodistas, de que para tomar el control de la compañía es necesario lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) por el 100% del capital. "Si alguien quiere que este proyecto no sea independiente tiene que lanzar una OPA por el 100% de las acciones", dijo el presidente de la petrolera. Poco después añadió que "quien quiera controlar que pase por caja". Con estas palabras, Brufau mandaba el mensaje de que si la rusa Lukoil entraba en Repsol no sería para mandar, sino como un socio.

Por eso, también aclaró que si una empresa "toma una participación inferior al 30%, tendrá un trato preferente por parte de la empresa". No obstante, puso como condiciones que este socio "respete la independencia del grupo", "aporte valor" y "cumpla los reglamentos" para tener representación en el consejo, en alusión velada a la empresa rusa.

El presidente de Repsol puso tres premisas a la entrada de un nuevo socio en la compañía. La primera, que la petrolera debe seguir siendo privada y que, por tanto, "el capital público no tiene que estar en Repsol salvo razones históricas como en el caso de Pemex". Con esta frase descartaba la posibilidad de que el ICO tomara la participación de Sacyr en Repsol. La segunda premisa es el respeto a la independencia del proyecto empresarial. Y la tercera que Repsol debe estar "al margen de vaivenes accionariales por el bien de los accionistas y de la sociedad".

Por otro lado, Repsol fue protagonista de un enfrentamiento entre el presidente Zapatero y Rajoy, líder de la oposición. "El Gobierno va a defender que Repsol y que las empresas que estén en esa participación de referencia sean, por supuesto, españolas, con dirección española, que tengan autonomía e independencia, y lo va a hacer en el respeto al libre mercado". Dicho en la solemnidad del Congreso por el presidente sonó a compromiso firme de José Luis Rodríguez Zapatero de que, pase lo que pase finalmente con Repsol, la compañía seguirá con mayoría y control español.

Hasta ese momento, Zapatero no había mostrado su opinión contraria a que se formalice la venta de un paquete sustancial de acciones en poder de Sacyr a la empresa rusa Lukoil. Incluso, anteayer se le entendió como favorable a la operación. Rajoy, supuesto defensor de valores liberales, pidió al Gobierno que intervenga y advirtió: "Si esta operación sale adelante se habrá producido un enorme fraude" y "yo le acusaré de ser el responsable, en contra de los intereses generales de España, de un escándalo mayúsculo".

El líder del PP calificó de "empresa dudosa vinculada a un Gobierno" a Lukoil y acusó a Zapatero de propiciar la entrada de Sacyr con un crédito del ICO. Pedro Solbes, vicepresidente ecónomico, mantuvo silencio sobre Repsol y derivó en Miguel Sebastián, ministro de Industria, una pregunta del PP sobre el asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2008