Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asaja pide que se frene la venta de aceite hasta que el precio suba

Los precios del aceite de oliva en origen siguen su desplome y esta semana su cotización apenas supera los dos euros el kilogramo, una cifra más baja que la que tenían incluso hace una década. Las existencias de 324.000 toneladas de la campaña anterior están todavía sin vender. Además, las estrategias de los grandes grupos que dominan el mercado han llevado al sector a una situación crítica, pues se estima que el 50% de los productores está vendiendo por debajo de los costes.

Ante este panorama tan desalentador, Asaja introdujo ayer un nuevo elemento de polémica al recomendar a los productores que no vendan en el momento actual, en contra de las tesis defendidas en días pasados por el consejero de Agricultura, Martín Soler. El consejero animó a los olivareros a dar salida al stock existente. "Para vender el aceite con pérdidas siempre hay tiempo", retó ayer el gerente de Asaja en Jaén, Luis Carlos Valero. El dirigente provincial de esta organización agraria urgió también al Gobierno andaluz a acelerar la tramitación de la Ley del Olivar para que este nuevo instrumento sea capaz de regular situaciones como la que están viviendo actualmente los olivareros.

Tal es la desesperación del sector que muchos productores agrupados en cooperativas han optado incluso por dejar su aceite almacenado en los depósitos del Patrimonio Comunal Olivarero a la espera de que los precios se recuperen. Hay que recordar que la última reforma comunitaria de la PAC eliminó el sistema de intervención, que posibilitaba a los gobiernos de la Unión garantizar un precio mínimo a los productores en situaciones de crisis similares. Asaja culpó también de esta situación a los grandes grupos aceiteros, entre ellos SOS, por sus "estrategias para bajar el precio en origen", una situación que se agrava todavía más por la excesiva atomización del sector (con las más de 300 cooperativas industriales que venden por su cuenta el aceite).

"O se incrementa el consumo a través de la promoción o habrá que ir a menos producciones, sin que eso signifique que haya que arrancar olivos", advirtió ayer Valero, quien dibujó un panorama dramático para el olivar tradicional, en especial el de buena parte de la provincia de Jaén, menos competitivo que el olivar intensivo del Bajo Guadalquivir. Mientras, el consejero de Agricultura se reunió ayer con la Interprofesional del Aceite de Oliva para concretar los detalles de la campaña de promoción, por la que el sector invertirá siete millones y medio de euros en campañas para incentivar el consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 2008