Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis mundial

La banca sólo se queda la mitad de la liquidez subastada por el Gobierno

El presidente del ICO dice que el resultado de la operación "es una mala noticia" - Las grandes, Santander, BBVA y La Caixa, no tomaron dinero del Tesoro

Había muchos nervios, tensión y caras de póquer en el sector financiero. Casi nadie quiso enseñar sus cartas antes de que empezara la partida. La subasta de activos de ayer suponía la primera ayuda del Gobierno en la historia al sector financiero para que tenga la liquidez que le niega el mercado y pueda prestarlo a los ciudadanos y las empresas. Sin embargo, después de tanta especulación, bancos y cajas sólo se quedaron con 2.115 millones (el 42% de los 5.000 millones ofrecidos) a un tipo mínimo del 3,15% y medio del 3,339%.

El Gobierno se ha quedado, por un periodo de dos años, con activos entre los que se encuentran cédulas hipotecarias y bonos de titulización respaldados por créditos concedidos a particulares, empresas y entidades no financieras. Pasado este tiempo, las entidades le recomprarán los activos al Tesoro. Los activos adquiridos fueron emitidos con posterioridad al 1 de agosto de 2007 y con una calificación crediticia de al menos doble A o asimilada, es decir, de buena calidad. De hecho, estos activos son mejores que los que exige el Banco Central Europeo (BCE), que no desvela el nombre de los que acuden a sus subastas de liquidez y, previsiblemente, dará el dinero a tipos más bajos que ese 3,339% a lo largo de los próximos dos años.

El miedo a figurar pidiendo dinero provoca ausencias en la subasta

Esa posibilidad de financiarse más barato (con el BCE o en próximas subastas del fondo español), la tensión por que se conozcan los nombres de los que piden dinero y que el método de subasta no agradaba al sector, provocó que la subasta tuviera un escaso éxito. Además, algunos concluyen que el sector financiero no ha demostrado tanta necesidad de dinero como se suponía por las declaraciones de algunos protagonistas.

Fuera de conjeturas, el más claro fue el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Aurelio Martínez, que reconoció ayer que el resultado de la primera subasta de activos financieros, que se ha saldado con la compra de activos por 2.115 millones sobre los 5.000 millones ofrecidos, es "una mala noticia", informa Europa Press. El Ministerio de Economía no quiso valorar la subasta. "El resultado no es ni bueno ni malo", comentaron. Desde el punto de vista político, algunas fuentes explicaron que "desde ahora, si no hay créditos será porque la banca no quieren darlos. Ya no es por falta de apoyo del Gobierno".

Martínez señaló que "parecía razonable que hubiera acudido más entidades a la subasta" teniendo en cuenta las dificultades de liquidez por las que pasa el sector financiero. Durante una intervención pública, Martínez precisó que seguramente "han mediado elementos que no tienen que ver con las circunstancias del mercado". Concretamente, barajó la posibilidad de que la baja asistencia a la subasta se deba al "miedo" de muchas entidades a sufrir una "penalización" de conocerse su presencia en el proceso.

Algunos directores financieros de bancos y cajas coincidían con el veredicto de Martínez. Lo cierto es que las entidades más grandes (el Santander, BBVA y La Caixa) no tomaron dinero del Tesoro. Sólo la entidad catalana se presentó, pero ofreció menos del tipo mínimo, el 3,15% que marcó el Gobierno, y no se llevó nada. En total, 23 entidades financieras utilizaron el Fondo para la Adquisición de Activos Financieros (FAAF) que ni siquiera llegaron a solicitar los 5.000 millones, sino 4.562 millones. Caja Castilla-La Mancha, Bancaja y Caja Duero (que obtuvo 30 millones), BBK (con 134 millones), Kutxa (con 50 millones), Caja Vital (45 millones), así como el Banco Sabadell, admitieron haber acudido a la subasta. Han quedado 2.885 millones sin adjudicar, que pasarán a la siguiente subasta del 11 de diciembre, que ofrecerá 7.885 millones. Para ésta, probablemente el dinero estará más barato si el BCE baja tipos medio punto, al 2,75%, el 4 de diciembre. Por eso, en el sector circulaba que los que habían ido a la primera subasta "es porque tenían urgencias o por quedar bien con el Gobierno".

La Asociación Española de Banca (AEB) dijo que la subasta es "útil" para facilitar financiación a las entidades y para la economía. No obstante, el presidente de la patronal bancaria, Miguel Martín, lamentó que las entidades necesiten este tipo de ayudas porque demuestra que los mercados financieros no funcionan.

En un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), culpó de la crisis financiera a los supervisores y Gobiernos europeos por permitir que "pongan en los libros de contabilidad de sus bancos valores que son falsos". Esto ha provocado que el mercado crea que todas las entidades estén mal y no discriminen a las españolas "que tienen balances saneados porque lo dice el Banco de España, que es un supervisor serio".

También dijo que, tras la nacionalización de la banca europea, "ya no compiten unos bancos contra otros, sino unos Gobiernos contra otros". Afirmó que los que han recibido capital "era porque estaban quebrados" y descartó que la banca española necesite elevar los recursos propios.

Los avales se conocen hoy

Si se mide por cuantía económica, la operación de calado será la concesión de avales a bancos y cajas. La cuantía para 2008 es de 100.000 millones de euros, y otro tanto para el siguiente ejercicio.

El 13 de octubre pasado se publicó el real decreto que establece la posibilidad de otorgar avales "que permitan garantizar las nuevas emisiones de deuda bancaria a medio plazo". El Gobierno sigue las instrucciones acordadas por el Ecofin.

El Tesoro anunciará hoy el reglamento que detallará las condiciones que deben cumplir las entidades para recibir estos avales. Aunque en el real decreto se especifica que existe la posibilidad de que las entidades soliciten ayuda al Gobierno para elevar su capital, el Ejecutivo ha decidido no desarrollar este artículo por el momento.

Otros países, como Reino Unido, Bélgica, Holanda y Francia, sí lo han hecho, nacionalizando parcialmente el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 2008

Más información