Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere una niña de siete años tras ser violada con reiteración

El juez imputa a la madre y el padrastro por agresión sexual y lesiones

Hacía sólo tres meses que la pequeña Estefanía, de siete años, dormía en aquella cama. Y allí, en una modesta vivienda a las afueras de Fortuna (Murcia), la encontraron muerta el miércoles con signos de haber sido violada reiteradamente. De haber vivido un infierno. El juez que instruye el caso envió ayer a prisión a la madre de la víctima y a su pareja. El auto señala la posibilidad de que el hombre pueda resultar imputado como autor de la agresión sexual.

La madre, Verónica, ecuatoriana de 42 años, necesitó un sinfín de trámites y muchos años para que la pequeña pudiera viajar a España para quedarse. Ella y otro hijo de 10 años. Un tercer hermano, de cuatro años, es hijo de la mujer y de su actual pareja, el principal sospechoso del crimen. Ahora la mujer está en prisión. Se la acusa de encubrir a su compañero, Juan Pedro, español de 21 años, también encarcelado. Estefanía fue agredida sexualmente no una vez, ni dos, sino de forma reiterada. Y por eso murió, según apunta la autopsia. Por un choque séptico, un fallo multifuncional que se origina por una infección no tratada. La orden de prisión es incondicional y sin fianza.

La menor falleció mientras dormía por un choque séptico

MÁS INFORMACIÓN

Inicialmente, el juez les imputa a ambos la comisión por omisión de los delitos de agresión sexual y lesiones, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Murcia que cita Europa Press. Se les imputa también, provisionalmente y para el caso en que los informes médicoforenses revelen que la agresión sexual ha sido el origen de la causa de la muerte de la menor, un presunto delito de homicidio, también por omisión de los deberes garantes. El auto del juez apunta asimismo la posibilidad de que el hombre pueda resultar imputado como autor de la agresión sexual.

La noticia saltó el pasado miércoles a las 8.30, cuando la pareja llamó a la Policía Local para informar de que habían encontrado a su hija muerta. Dicen los agentes que acudieron al domicilio que ya a primera vista se percibían señales de abusos sexuales. La autopsia confirmó las sospechas. El Juzgado de Instrucción número 3 de Cieza ordenó una investigación. Los agentes registraron el domicilio en presencia del juez y el forense y detuvieron al padrastro y a la madre de Estefanía. El caso está bajo secreto de sumario.

La noticia ha dejado perplejos a los habitantes de Fortuna, un pueblo de 7.000 habitantes muy cerca de Alicante, donde la pareja se instaló el pasado junio. Juan Pedro y Verónica estaban "muy ilusionados" desde la llegada a España de Estefanía y de su hermano mayor, aseguró Fulgencia Gil, prima de la detenida.

Verónica, según el testimonio de Gil, había estado tramitando durante más de un año los permisos de residencia en España de la niña y de su hermano. El pasado domingo, Estefanía sufrió un supuesto accidente en la bañera y precisó varios puntos de sutura.

La familia no tiene antecedentes por malos tratos, ni expedientes abiertos en los servicios sociales del Ayuntamiento. Lo confirmó el alcalde de Fortuna, Matías Carrillo.El Gobierno de la Comunidad de Murcia estudia, junto con los Servicios Sociales del consistorio, que el hermanastro de la niña sea acogido por los abuelos maternos. "Se tiene que formalizar con los servicios de la Comunidad", precisaron fuentes de la corporación. El padre biológico de Estefanía se desplazó el jueves desde Madrid a Fortuna para hacerse cargo de su otro hijo.

También en Murcia se conoció ayer otro caso de violencia doméstica. Agentes del Servicio de Atención a la Mujer (SAM) de la Policía detuvieron a un individuo como presunto autor de malos tratos en el ámbito familiar, agresión sexual y detención ilegal a su mujer embarazada. El detenido, de 35 años y nacionalidad marroquí, ha ingresado en prisión. Según la policía, tenía a su mujer encerrada y malnutrida. El agresor le impedía salir del domicilio, que estaba cerrado siempre con llave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2008