Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cámara oculta

Retorno a Hansala

Sería injusto que entre los premios que mañana se van a dar en la Semana Internacional de Cine de Valladolid no figurase de alguna manera la hermosa película de Chus Gutiérrez Retorno a Hansala. No hace falta que sea una obra maestra -no suele haberlas- ni la mejor del festival, que, probablemente, será la brasileña Estómago. Retorno a Hansala es una película conmovedora y a la vez alegre, aunque hable de los pobres emigrantes que mueren ahogados en el Estrecho, y del retorno de los restos a su lugar de origen.

Esta tarde se presentará también en el Festival de Tánger. A la proyección está previsto que acudan por cuenta propia decenas de habitantes del remoto pueblito de Hansala; tienen curiosidad por verlo retratado en el cine, y de camino, verse a sí mismos. La experiencia será sin duda emocionante, aunque puede que a algunas autoridades marroquíes no les guste ver en pantalla grande estas miserias trágicamente cotidianas, aun cuando la película, basándose en las gentes de Hansala, sea ampliamente extrapolable a otras latitudes y situaciones. Pero de eso opinarán en su momento quienes deban hacerlo, y mañana mismo en Valladolid los componentes del jurado. De momento, lo que es de admirar es que una película española, con lo chungo que anda todo, se atreva con mucha decencia a coger por los cuernos un tema que nos concierne tanto, y que sepa llevarlo a resultados cinematográficos que pueden interesar a muchos. Eso dependerá, naturalmente, de que en primer lugar consiga una distribución inteligente, y de que luego la película logre ser vista por cuantos estén destinados a valorarla.

Desconocimiento

Ya se sabe que hoy en día no está fácil que vayamos al cine. En cierta ocasión, hace tiempo, Fernán-Gómez respondía severamente a un amigo que, a propósito de no recuerdo qué película, aseguraba que no había gustado al público. Y el sabio don Fernando observó que no era cierto que la película no hubiera gustado, sino que simplemente el público no había ido a verla. "¿Y por qué no había ido a verla?", se preguntó a sí mismo, encogiéndose de hombros.

Muchas películas interesantes no llegan a verse nunca, otras aparecen fortuitamente por la tele, y cuántas veces, al ver en DVD una alquilada, surge preguntarse: ¿cómo es que no la había visto antes? Sería lamentable que Retorno a Hansala, cuando se estrene, pasara sin pena ni gloria. Que los dioses iluminen al jurado y repartan suerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 2008