Crisis financiera mundial | Los planes de ayuda

Sarkozy y Brown pactan impulsar una reforma del FMI

Nicolas Sarkozy ha encontrado en Gordon Brown el perfecto aliado en su intento de refundar el sistema financiero mundial y establecer unas nuevas reglas de juego del capitalismo. El presidente francés y el primer ministro británico se reunieron ayer en París para preparar la cumbre de la UE del 7 de noviembre en Bruselas y la posterior del G-20 que se celebrará una semana más tarde en Washington. Sobre la mesa, la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI), que Brown había esbozado en Londres por la mañana y que Sarkozy se apresuró a hacer suya, señalando que el FMI forma parte de la "gobernación" mundial y debe disponer de los medios para evitar el contagio de la crisis financiera a las economías emergentes.

La propuesta de Brown consiste, entre otras cosas, en conseguir un aumento sustancial de los recursos del FMI, para lo cual sugiere que China y los países petroleros del Golfo incrementen su aportación. Por su parte, Sarkozy anunció que propondrá a la UE que, para "reforzar la capacidad de respuesta frente a la crisis", aumente hasta los 20.000 millones el fondo de 12.000 millones que actualmente dispone para apoyar a los Estados con problemas. El Banco de Inglaterra calculó ayer el coste de la crisis financiera en 2,4 billones de euros.

Alabanzas mutuas

Desde que el primer ministro británico se presentara en la reunión del Eurogrupo aportando las bases del plan de garantías bancarias que adoptaron los países de la zona euro, su relación con Sarkozy no ha cesado de estrecharse. Brown dijo que la "UE tiene mucha suerte de contar con alguien de la talla del presidente Sarkozy, que la dirige en estos momentos difíciles". Para Brown la prioridad en estos momentos es "evitar el contagio" de la crisis a otros países, y citó a los de Europa del Este. "Para ello", dijo, "hay que aumentar los recursos del FMI".

Brown se ha sumado al objetivo de Sarkozy de "refundar el sistema financiero internacional, sacar las lecciones de la crisis y poner en marcha reformas y que la gente recupere la confianza en el sistema financiero". La UE debe acudir a Washington el 15 de noviembre "con el mismo mensaje y la misma propuesta".

Ayer, Sarkozy, también, propuso más de 100.000 nuevos contratos de trabajo subvencionados por el Estado con 200 millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS