Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ausbanc calcula que la quiebra de Lehman afecta a 3.000 valencianos

Las pérdidas, a una media de 100.000 euros, alcanzarían los 300 millones

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios en Valencia (Ausbanc) ha estimado en 3.000 las familias valencianas que han resultado afectadas por la quiebra de Lehman Brothers, que era el mayor colocador de bonos del mundo con rating A. El holding comercializó sus productos en el mercado español a través de algunas entidades bancarias, que contaban con la garantía de la supervisión del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y sin embargo, según el delegado de Ausbanc, José Antonio Pérez Vercher, los bancos comercializadores no tuvieron en cuenta que emisor y garante eran uno mismo: Lehman Brothers.

Los afectados, que invirtieron una media de 100.000 euros, aseguran que las entidades bancarias a las que confiaron sus ahorros e inversiones (Citibank, Bankinter, Deutsche Bank, BBVA, Popular, Urquijo, Banesto y Banca March) no les informaron de que se trataba de emisiones de riesgo. Alguna de estas entidades, como el Popular, explicó Pérez Vercher, buscaron "zonas rurales y patrimonios frescos obtenidos de plusvalías recientes de compraventa de terrenos". Citó especialmente el pueblo de Guadassuar, donde en muy poco tiempo se produjeron recalificaciones de suelo y donde existe "un foco muy importante" de afectados.

El delegado de Ausbanc compareció acompañado de una afectada, María Dolores Sánchez, "un caso tipo de captación", a través de Banesto en La Pobla de Vallbona. Ella y su familia, que acababan de vender un terreno, ingresaron en la sucursal cerca de 700.000 euros a plazo fijo en 2005. Según relató, el director de la sucursal les envió a casa a un trabajador de la banca privada sin hacerlo explícito para convencerles y les prometió el 7,25% de rentabilidad. "No nos dijeron que nuestro dinero se metía en Bolsa ni que podíamos perderlo, sino todo lo contrario: que lo teníamos garantizado y que podíamos retirarlo cuando quisiéramos", explicó. Ahora afirma que Banesto no quiere saber nada y las personas que trabajaban en la sucursal han sido trasladadas.

Ausbanc responsabiliza a las entidades comercializadoras por el "negligente asesoramiento" que prestaron a sus clientes, ya que la CNMV ha dicho que no están amparados por el fondo de garantía, siendo además que cobraban comisiones por la captación. "Esperamos que las entidades, desaparecido Lehman Brothers, afronten la barrabasada que han hecho a los clientes", manifestó. La asociación está trabajando en vías de responsabilidad civil, aunque no descarta acciones judiciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de octubre de 2008