Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Yo hubiera querido tener ese bebé"

Una mujer denuncia al hospital por perder un feto cuando le ligaron las trompas

"No sabía que estaba embarazada", repite una y otra vez G. F., una mujer de 38 años que ha denunciado al hospital Príncipe de Asturias de Alcalá por una posible mala praxis médica que acabó con la muerte del feto de cinco meses que esperaba. Con dos hijos, de 16 y 1 año, G. había decidido someterse a una ligadura de trompas. No quería más niños. La operación se programó para el 19 de septiembre. G. asegura que ese día no le hicieron ninguna prueba, ni una simple ecografía. No se dieron cuenta de que estaba embarazada. El feto tenía casi 20 semanas. Ella dice que no lo sabía: "Me venía el periodo con normalidad y estaba más gorda porque tenía el último embarazo muy reciente".

Una operación que tenía que durar 20 minutos se prolongó casi cuatro horas. "Imagínese la angustia", recuerda el marido de G. Cuando les dijeron que había un feto vivo de casi cinco meses no podían creérselo. "Le dije a la enfermera que no podía ser, que se estaba equivocando de paciente", relata G. Pero era ella. Iba a ser madre otra vez. Se hicieron a la idea. "Era mi hijo. Hubiera querido tener ese bebé. La decisión de seguir adelante era mía", se lamenta.

Parto en la habitación

Al día siguiente de la operación, los padres, preocupados porque G. sangraba por la vagina y nadie parecía ocuparse del feto, pidieron una ecografía. El resultado: no había latido. Le administraron medicación para provocar un parto y expulsar el feto, según recoge la denuncia que la pareja presentó en el Juzgado de Instrucción número 5 de Alcalá. Aseguran que el parto se produjo en la habitación.

"Mi vida corrió peligro porque perdí mucha sangre. Ahora tengo 22 grapas desde el ombligo hasta el pubis", detalla G. Asegura que no pasa ni un día en que no piense en lo que sucedió. Ella y su marido están decididos a seguir adelante. "Ha sido muy doloroso. Lo denuncio para que ninguna mujer pase por esto". Su caso está en manos de uno de los abogados de la asociación El Defensor del Paciente, que ha remitido una carta a la Consejería de Sanidad para pedir una investigación.

Este periódico intentó sin éxito obtener la versión del hospital Príncipe de Asturias, que se enfrenta a otra denuncia, la de un joven de 33 años que murió la semana pasada al perforarle un pulmón durante una operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 2008