La UE une fuerzas ante la recesión

Europa estrecha su cooperación, pero debilita la lucha contra el cambio climático

La respuesta coordinada de los distintos Estados a la crisis financiera se está convirtiendo en un refuerzo imprevisto del proyecto europeo. El paquete de ayudas combinadas de más de dos billones de euros acordado por los Gobiernos en el conjunto de la UE está devolviendo la confianza a los mercados y entidades financieras. "Crisis como ésta son una oportunidad para comprender que necesitamos una respuesta europea", señaló ayer el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso. "Hasta los escépticos han pedido más de esto", apostilló en una conferencia de prensa.

Los jefes de Estado y de Gobierno, que se reúnen hoy y mañana en Bruselas, se encontrarán con un clima muy distinto a las cumbres anteriores. La crisis financiera está derribando murallas y recelos y alentando la necesidad de una mayor cooperación. Ésta se fraguó el pasado domingo en París, en la reunión de los jefes de Estado de los 15 países del euro, al adoptar la misma estrategia para afrontar la crisis que anticipó el primer ministro británico. Gordon Brown cruzó el Canal para exponer personalmente a sus socios europeos su doble estrategia de recapitalizar los bancos y garantizar la liquidez del sistema. Pero Brown también fue al continente en busca de apoyo, consciente de que Reino Unido, el más castigado por la crisis, que ya ha tenido que nacionalizar cuatro bancos, es el que más puede sufrir ante la eventualidad de una debacle bancaria, por el extraordinario peso de la actividad financiera en la economía británica.

Un ejemplo concreto del nuevo clima de cooperación es la creación de una célula de crisis, integrada por el presidente de turno del Consejo, Nicolas Sarkozy; el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker; el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, y Barroso como jefe del Ejecutivo comunitario. La célula contará con un sistema de vigilancia "de día y de noche" para atender cualquier nueva crisis que pueda surgir.

La crisis ha revelado que las cosas ya no serán como antes en el sistema financiero. El presidente de la Comisión anunció que habrá que "repensar las reglas de supervisión y regulación de los mercados financieros, incluyendo bancos, prestadores de hipotecas, hedge funds y private equity". Este paquete de reformas incluye también normas para limitar las remuneraciones a los ejecutivos, en vista de que las recomendaciones de la Comisión de 2004 sólo han sido consideradas por Dinamarca. También se prevé abordar "el cortoplacismo y los incentivos perversos".

Hoy la Comisión tiene previsto aprobar una modificación de las normas contables para evitar que la valoración de los activos se realice a precios de mercado, actualmente infravalorados de manera extraordinaria, por las caídas bursátiles. Sin embargo, la normativa sobre agencias de calificación que debería haberse aprobado esta semana se aplaza hasta noviembre.

La crisis financiera eclipsará otros asuntos importantes previstos para este Consejo Europeo, como la lucha contra el cambio climático, la seguridad y el pacto sobre la emigración. Es probable, no obstante, que los líderes den luz verde a reanudar las negociaciones con Rusia, suspendidas por la guerra de Georgia. Aunque el acuerdo podría quedar pendiente de formalizarse en la cumbre UE-Rusia de mediados de noviembre en Niza.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Los objetivos de lucha contra el cambio climático se tambalean. Los Gobiernos de Roma y Berlín, fuertemente presionados por sus organizaciones empresariales, ponen muchas reticencias a la aprobación del triple objetivo (20% de reducción de emisiones de dióxido de carbono; 20% de ahorro energético y 20% de empleo de energías renovables), escudándose en la crisis.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, durante una conferencia de prensa en Bruselas.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, durante una conferencia de prensa en Bruselas.REUTERS

Un grupo para el futuro de la UE

- Felipe González propuso ayer los componentes del grupo de reflexión sobre el futuro de la UE que preside.

- El premio Nobel de la Paz Lech Walesa y el ex comisario europeo italiano Mario Monti están entre los expertos elegidos.

- Los vicepresidentes son la ex presidenta letona Vaira Vike-Freiberga y el ex presidente de Nokia Jorma Ollila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de octubre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50