Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | Los planes de rescate

Almunia reconoce que Europa ha fallado en la solución de la crisis

Solbes se une a la UE, al FMI y a Estados Unidos para pedir coordinación

Hay pocas cosas más inquietantes que un comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios reconozca en público que la crisis es global y sistémica. Sobre todo si a renglón seguido dice que desconoce "cuándo y cómo se puede salir de esta situación complicada e incierta". Pero esto es lo que hay. Joaquín Almunia estuvo ayer sincero y directo en su participación en el II Foro de Cajas de Ahorros, aunque heló la sangre a los más de mil directivos que le escuchaban.

Economía advierte que la morosidad reducirá el beneficio de las cajas

Sin concesiones a la galería, Almunia afirmó que la principal enseñanza de la crisis es que "no estamos suficientemente preparados para afrontar crisis de entidades supranacionales. Si hubiera habido más coordinación y conexión de supervisores y autoridades monetarias hubiéramos estado mejor preparados para estos desafíos". El comisario europeo señaló que la culpa de esta falta de coordinación es de "las barreras y los prejuicios de algunos países, cuyos ejemplos se han visto estos días".

Consciente de los últimos movimientos de Francia y Alemania que amenazan con buscar las soluciones por su cuenta, Almunia advirtió que, de no corregir estos fallos, tanto Estados Unidos como Europa corren el riesgo de que la "recesión" sea el "escenario central de los próximos meses".

Coordinación fue la palabra más repetida ayer en este foro de Madrid y en otros más lejanos. Autoridades de Estados Unidos, del Fondo Monetario Internacional, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso y, en España, el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, coincidieron en señalar que los países por su cuenta no pueden con una crisis global como ésta.

En Estados Unidos han empezado a moverse en esta dirección. Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca, anunció ayer que el presidente estadounidense, George Bush, recibirá mañana a los representantes del G-7, el club de los países más ricos, y los máximos responsables del FMI, Dominique Strauss-Kahn, y el Banco Mundial, Robert Zoellick.

"El presidente tendrá la oportunidad de escuchar directamente de los ministros de Economía los pasos que están adoptando, individual y colectivamente, para afrontar la crisis", comentó Perino a la prensa. Strauss-Kahn no dejó pasar la oportunidad de la cumbre del G-7 para reclamar más cooperación. "Podemos solucionar la crisis, pero sólo si los Gobiernos actúan rápidamente y de manera más coordinada", urgió Strauss-Kahn, que se mostró crítico con los titubeos de la UE.

En su opinión, "es importante que el G-7 profundice en la cooperación, pero se debe tener en cuenta lo que otros países vayan a decir". El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, fue más lejos al plantear la ampliación del G-7 a China, India, Brasil, México o Suráfrica.

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durão Barroso, declaró que "no ha sido satisfactorio el nivel de cooperación entre los 27 países de la Unión, por ejemplo en cuanto a la actividad supervisora" en esta crisis.

Solbes apuntó que para devolver la confianza a los mercados "es necesaria la coordinación de los países" y que la crisis no se solucionará sólo "con la ayuda a unas entidades". El ministro reiteró que no hay entidades españolas en riesgo, aunque advirtió que el rápido crecimiento de la morosidad afectará al beneficio de las cajas. Por otro lado, el gobernador del Banco de España, que también pidió más coordinación a las autoridades, dijo que el fondo de 30.000 millones para fomentar el crédito no supondrá un coste para los contribuyentes, pero sí les hará asumir "riesgos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 2008