Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

El fondo de garantía financiero del Gobierno tendrá control parlamentario cada cuatro meses

El organismo rector del fondo estará presidido por el ministro Solbes y será dependiente del Tesoro Público.- El vicepresidente económico reitera un mensaje de tranquilidad: "Los ahorros de los españoles están seguros"

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, no ha especificado cómo se distribuirá el dinero que se inyectará a la banca en caso de que haya problemas de liquidez. Solbes se ha limitado a repetir las dos medidas anunciadas esta semana por el presidente Zapatero: que había "un límite, 20.000 euros" garantizado por los bancos en los depósitos de los clientes "que se amplía a 100.000". El otro nuevo límite son los 30.000 millones de euros ampliables a 50.000 para ayudar a la banca, si tiene problemas de liquidez. Solbes ha querido enviar "un mensaje de confianza a los ciudadanos porque "los ahorros de los españoles están seguros".

Ese fondo para adquisición de activos financieros será temporal y el ministro de Economía sólo ha dicho que se extinguirá cuando las condiciones del mercado financiero se normalicen.

Solbes ha comparecido esta tarde después del Consejo de Ministros que ha aprobado el fondo de garantía financiero que tendrá dos órganos de administración y será controlado cada cuatro meses por la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. La administración, gestión y dirección del fondo corresponderá al Tesoro Público a través de un Consejo Rector y su Comisión Ejecutiva. La nueva cobertura del fondo de garantía de depósitos entrará en vigor mañana sábado mientras que el de nueva creación entrará en vigor el lunes o martes de la semana próxima.

El ministro ha añadido que el fondo de compra de activos se gestionará por criterios de objetividad, rentabilidad, transparencia, eficiencia y diversificación, y tendrá un coste "cero" para los contribuyentes. El sistema de subasta no será el único mecanismo para la compra de los activos financieros, dado que no todos los productos que se podrán adquirir contarán con las mismas características, ha precisado Solbes. Para este fondo se ha aprobado un crédito extraordinario por importe de 10.000 millones de euros ampliable a 30.000.

"No es labor del Gobierno decir a los bancos cómo manejar su cartera"

En todo caso, Solbes ha advertido de que "no es labor del Gobierno decirle a los bancos cómo manejar su cartera", en referencia a la petición del PP de que el Ejecutivo garantice que el fondo de 30.000 millones para la compra de activos llegue a las familias y las pymes. Solbes ha insistido en que lo que pretende hacer el Gobierno es sacar de las entidades créditos "bloqueados" porque son a muy largo plazo y, en consecuencia, darles margen para actuar. Sin embargo, Solbes afirma que los bancos tienen capacidad para dar crédito a las familias y las empresas. Asimismo, ha insistido en que el objetivo es que no se pierda dinero, por lo que, ha subrayado no se comprará "ningún activo cuyo precio sea inferior al coste".

El Consejo Rector que presidirá Solbes, será el encargado de establecer las directrices de inversión, hacer el seguimiento y evaluación de su actividad y decidir sobre la aplicación de los rendimientos de los activos y el producto de sus vencimientos o ventas. Además de Solbes, el Consejo estará integrado por los secretarios de Estado de Economía y Hacienda, el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el abogado General del Estado y el interventor del Estado.

La Comisión Ejecutiva será responsable de la gestión y decidirá sobre las inversiones que se lleven a cabo, con el asesoramiento de un comité técnico que seguirá las recomendaciones del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), órgano rector de la bolsa.

10.000 millones para empezar

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha explicado tras la reunión del Consejo de Ministros que el fondo no costará "ni un céntimo a los ciudadanos", porque con dicha cantidad el Gobierno va a comprar activos bursátiles de máxima calidad de bancos españoles, que volverá a vender cuando los mercados recuperen su normalidad.

El fondo lo que pretende, según el secretario de Estado de Economía, David Vegara, es inyectar liquidez al mercado para que las entidades financieras puedan enajenar voluntariamente sus activos, esto es, continuar su actividad habitual, con liquidez suficiente para atender tanto a ciudadanos como a empresas, que finalmente serán los grandes beneficiados del plan, según Vergara.

Después de esta primera medida, el fondo invertirá otros 30.000 millones en adquirir activos con calificación AAA, es decir, los de máxima calidad del mercado, que previsiblemente se invertirán el año que viene. Dicha cantidad se podrá ampliar hasta un máximo de 50.000 millones, aunque el Ejecutivo, según Vegara, no se plantea de momento ninguna ampliación. Vegara ha querido matizar en su comparecencia ante los medios que el plan tiene riesgos, "pero se buscará que la rentabilidad lo compense".

Estas medidas, ha explicado la vicepresidenta, se acompañan de un anteproyecto de ley presentado en el Consejo de Ministros que mejorará la transparencia de las adquisiciones en el sistema financiero.