Panrico-Artiach desmiente que las galletas Chiquilín sean transgénicas

La empresa Panrico-Artiach ha asegurado a este diario que las galletas Chiquilín no contienen ningún componente transgénico. "En la fabricación de las galletas Chiquilín no utilizamos ni ingredientes ni dervidados de ingredientes transgénicos, tal como acreditan los certificados emitidos por las entidades debidamente autorizados", afirma el comunicado remitido por una responsable de la compañía.

La empresa ha salido en su propia defensa ante la publicación de un reportaje en el que se informaba de la decisión del Ayuntamiento de Ames de retirar de sus comedores escolares las galletas Chiquilín, además de otros productos de marcas muy conocidas, por aparecer en la Guía Roja y Verde de los Alimentos Transgénicos elaborada por la organización ecologista Greenpeace.

Según el grupo ecologista, en la parte roja de este listado se incluyen aquellos productos cuyos fabricantes no le han dado garantías de que sus productos no incluyen ingredientes genéticamente modificados. El ayuntamiento del municipio coruñés decidió eliminar de los menús de los comedores escolares todos los productos recogidos en la mencionada guía. La medida sólo se aplica en los colegios públicos que dependen de la autoridad local.

El reportaje publicado en EL PAÍS el pasado miércoles recogía el acuerdo de la corporación municipal de Amesde declararse públicamente contra los transgénicos. Es el segundo municipio de Galicia donde se ha producido un pronunciamiento de este tipo, después de que el pasado 1 de marzo 15 asociaciones de Lalín (Pontevedra) fundaran la llamada Plataforma Galega Antitransxénicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS