Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ELA rechaza la fusión sin la Vital y reclama mayor carácter social

Banatuz dice que no tiene aún la respuesta de Kutxa a sus peticiones

En la recta final de las negociaciones para vislumbrar un acuerdo que encauce la posterior fusión entre BBK y Kutxa, el sindicato ELA y la plataforma Banatuz mostraron sus reticencias, más acusadas en el caso de la central nacionalista que rechaza el plan que considerada "acordado en sede política". LAB, por su parte, fue un paso más allá al asegurar que "las conversaciones que se están llevando a cabo no han llegado a buen puerto".

En este marco de escepticismo desde el lado sindical, ELA no comparte siquiera el punto de partida al declarar que "no existe una sola razón objetiva para que la Caja Vital quede fuera" de la fusión planteada por las otras dos cajas vascas.

ELA considera la posibilidad del acuerdo BBK-Kutxa de "social y económicamente incomprensible" e insiste en la razón política que ha acompañado a este planteamiento financiero "porque es un debate manipulado por las estrategias partidistas de cara a las próximas elecciones".

LAB cree que las asambleas previstas este mes se retrasarán

La central nacionalista ha reafirmado que en la operación prime el carácter social y se apueste "por la vertebración económica y social". Así, indica que "nuestra prioridad en etse proceso va a estar también presidida por la defensa de las condiciones de trabajodel colectivo afectado por la fusión". Y es que para el sindicato, no optar por la fusión a tres traería consecuencias en el empleo y por ello se cuestiona si en el caso de salir adelante la fusión a dos "la caja resultante de la fusión y la Vital competirían entre sí por la expansión en el propio País Vasco.

En la misma línea de un apoyo a tres bandas en una hipotética fusión, LAB ha reconocido haber mantenido un encuentro con la dirección de Kutxa para hacerle saber "las condiciones que deben cumplirse para que apoyemos la unión de las dos cajas". Conocedores del proceso de negociación, el sindicato abertzale cree que la actual falta de acuerdo permite atisbar que las asambleas inicialmente previstas para finales de octubre se retrasarán.

A su vez, Banatuz, la plataforma de la izquierda abertzale está a la espera de "una respuesta concreta" a las propuestas y condiciones planteadas a Kutxa para darle sus votos. Ambas partes se reunieron la pasada semana y Banatuz admite que no han recibido ninguna posterior citación.

Esta plataforma, con ocho consejeros en la asamblea, advierte de que para llegar a un acuerdo tiene que haber "una concreción" en los aspectos fundamentales como son "el fortalecimiento del tejido productivo" y el "abandono de la política de las inversiones inmobiliarias". Para Banatuz, en realidad, se necesita que Kutxa plasme su respuesta en "propuestas concretas por escrito y no sólo en palabras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2008