El 'no' de Guayaquil empaña el éxito de Correa en las urnas

El 64% de los ecuatorianos apoya la nueva Constitución

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, logró ayer el respaldo mayoritario de los ecuatorianos para el proyecto de nueva Constitución con la que pretende "refundar" la República desde la planificación estatal. Pero el éxito incontestable -el 64% de apoyo- quedó empañado por la victoria del no en Guayaquil, el motor económico del país. Algunos analistas temen que se abra un escenario parecido al de Bolivia, donde las regiones más ricas han echado un pulso al Gobierno con la bandera del autonomismo.

"Ojalá [la oposición] reflexiones y deje al país avanzar en paz", dice el presidente.

Más información

Correa ha advertido ya de que no tolerará que Guayaquil trate de quedar al margen de la Constitución en nombre del autonomismo, que el Gobierno central califica de "separatismo". Pero el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, máximo líder de la oposición y uno de los próceres políticos -aspiró dos veces a la presidencia-, recalcó que así como "hay que respetar el triunfo del sí, aunque sea un error", también hay que encontrar un encaje para "la victoria local del no". "El modelo de autonomía funciona y espero que no lo toquen", dijo Nebot, quien advirtió con "reaccionar" si se cambia.

"Tengo el poder de mi pueblo. Democráticamente, aquí hemos ganado. Ahora estoy dispuesto a una nueva reelección", concluyó. Los colaboradores de Correa advierten de que no permitirán que Guayaquil se convierta en un foco de inestabilidad y rebeldía similar a la situación de Bolivia. "Gracias a Dios, mi triunfo ha sido tan contundente y aplastante que ha superado nuestras expectativas", recalcó Correa, quien añadió: "Ojalá se reflexione y dejen al país avanzar en paz; ésta es la confirmación de la revolución ciudadana que ofrecimos en 2006".

Según datos del Tribunal Supremo, el apoyo a la Constitución ascendía al 64,02% con el 80% escrutado, mientras el no se quedaba en el 28,14%. Pero en Guayaquil los resultados provisionales son muy distintos. Con el 91% contabilizado, el sumaba el 45,66%, mientras que los votos de rechazo eran el 47,01% y los nulos, el 6,83%.

La aprobación de la nueva Constitución, que sitúa la planificación estatal como eje central para el desarrollo, es un espaldarazo fundamental al proceso de cambio puesto en marcha por Correa. Este triunfo del mandatario izquierdista le permitirá consolidar su proyecto de refundación política, jurídica y económica del país bajo la bandera del "socialismo del siglo XXI", y comportará previsiblemente la convocatoria de elecciones el año que viene, a las que el presidente podrá volver a concurrir. El venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales y la chilena Michelle Bachelet son algunos de los mandatarios que felicitaron ayer a Correa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50