Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Residuos de diseño

Valencia acoge los encuentros de reutilización Disechos'08

Aquí no se tira casi nada. Lámparas hechas a base de vinilos o conos de señalización, mesas fabricadas con bobinas de cable o palés, un bonito taburete con un viejo tambor de lavadora como base, o cojines confeccionados con ropas viejas cosidas y engordadas con tacos de espuma. Ejemplos de que es posible alargar la vida de los objetos condenados al contenedor, revalorizándolos, y de que existen alternativas imaginativas y funcionales a la cultura consumista del "usar y tirar". Mover a la reflexión en torno a este postulado, cocinado a medio camino entre la ecología, el diseño y el arte, es el propósito de Disechos'08, unos encuentros de reutilización creativa que tendrán lugar en Valencia entre mañana y 1 de octubre y que se articularán en torno a talleres, exposiciones y mesas redondas.

"En Barcelona hay días de recogida de trastos viejos y encuentras de todo"

Aunque diversas entidades patrocinan y apoyan Disechos'08, tras la idea y la organización está un estudio de jóvenes diseñadores de entre 28 y 29 años, Flou Flou, que ya se dieron a conocer como impulsores de la campaña Makea, un trasunto con retranca del "mónteselo usted mismo" de la multinacional sueca Ikea, de la que adaptan el nombre y su celebérrimo logotipo.

"Se trataba de una opción consciente", explican Alberto Flores, Mireia Juan y Pablo Valls, los tres componentes de Flou Flou, "pero no de una campaña contra nadie". "Pretendíamos darle un toque de humor a la iniciativa y demostrar que no hace falta ser negativos para llegar a la conciencia de la gente. Y nos hemos dado cuenta de que este planteamiento engancha y de que podíamos llegar a un amplio espectro", explican. La campaña, de hecho, ha saltado más de una barrera supuestamente infranqueable para proyectos de corte alternativo y desde 2006, en que se crea Makea de forma simultánea en Madrid y Barcelona, se ha paseado por diversos certámenes de diseño y reciclaje y ha tenido un punto de inflexión con la creación del "recetario", una aplicación informática para que los internautas aporten sus propuestas de reciclaje creativo avalado por el premio Injuve en diseño que concede el Ministerio de Igualdad. La forma de presentar Makea también ha llamado la atención: La Facultad de Filosofía les requirió para realizar un seminario sobre cómo hacer llegar mensajes a la población con significadas ONG de público.

Pero no todo es tan fácil. "En Cataluña hay dinero de las instituciones para este tipo de proyectos pero aquí parece que cuesten un poco más las cosas", argumentan, y se quejan de la falta de cultura del reciclaje. "En Barcelona hay días específicos de recogida de trastos viejos. Y si das una vuelta por el Raval encuentras de todo para poder reciclar. En Valencia no encuentras casi nada".

Además de muestrarios con los diseños del recetario, parodiando los pases de temporada de las grandes marcas, y de una exposición de muebles realizados con palés, el certamen contará con un taller de diseño con los desechos generados por la Feria del Mueble como materia prima: "Teníamos gente para hacer tres talleres", aseguran. Una mesa redonda, Otro diseño es posible, en la que participarán Joaquim Viñolas, autor del libro El diseño ecológico, y el diseñador Curro Claret, cerrará los encuentros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 2008