Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La ofensiva terrorista

El PP se suma sin objeciones a la unidad

- Por primera vez en cinco años, la oposición asume sin peros la condena conjunta - Compromiso total de políticos, sindicatos y víctimas contra la escalada de ETA

Esta vez sí. Los partidos políticos, organizaciones empresariales y víctimas del terrorismo se unieron sin matices ni objeciones en el dolor que ha provocado ETA, que en la madrugada del domingo asesinó al brigada del Ejército Luis Conde en Santoña (Cantabria) y pocas horas antes hirió a 10 personas en Ondarroa (Vizcaya) y Vitoria (Álava).

Por primera vez en casi cinco años, el PP no puso ningún pero y ni siquiera pretendió incluir en la declaración conjunta contra esta escalada de ETA su línea política, que rechaza cualquier diálogo con la banda. Hasta ahora, tras cada atentado, incluso el último, en mayo, ya después de las elecciones generales, el PP exigía, sin éxito y en solitario, que se cerrara cualquier puerta abierta al diálogo o que se derogara la resolución del Congreso de mayo de 2005 que lo permite.

Zapatero: "A los terroristas sólo les esperan larguísimas penas"

Catorce entidades de víctimas firman un comunicado conjunto de repulsa

Sin embargo, ayer, en la negociación entre PSOE y PP para redactar el comunicado conjunto de condena no existió forcejeo alguno y el texto que a las cinco de la tarde firmaron los agentes sociales y los grupos políticos en el Congreso no registró la menor objeción. Los máximos representantes del PSOE, PP, CiU, PNV, ERC-IU-ICV, BNG, CC-PNC, UPyD, Na-Bai, CEOE, CEPYME, CC OO, UGT y USO firmaron el comunicado, en el que se dice a ETA que la respuesta al dolor y la tragedia que siembra es la siguiente: "Creemos en la libertad y en la democracia consagradas en la Constitución española. Proclamamos que en ella no cabe la violencia y reiteramos nuestra voluntad de combatir con coraje y fortaleza democrática a la organización terrorista ETA hasta derrotarla definitivamente a través de la fuerza exclusiva del Estado de derecho".

Esta última frase excluye, según la interpretación de fuentes del PP, cualquier posible negociación -descartada por el Gobierno- y por eso no hace falta discutir más. A pesar de esa unidad, Mariano Rajoy sí habló en su declaración institucional de la necesidad de "no negociar" con ETA, aunque lo hizo en términos suaves y después de dejar claro: "Hoy es un día para mantener la serenidad y afirmar que todos vamos a seguir trabajando codo con codo en la lucha contra ETA".

Hasta ahora el PP siempre quería dejar clara su línea discrepante. Y los demás, sobre todo los nacionalistas, que se guardaban sus posiciones en aras del consenso, se quejaban de esa actitud. Pero ayer no hubo nada de eso.

La buena disposición del PP se apreció de inmediato con la llamada del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al líder de los populares, Mariano Rajoy, antes de las nueve de la mañana. A las siete y media el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, telefoneó a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y ambos acordaron que sus respectivos grupos parlamentarios se encargarían de negociar un texto. Y así lo hicieron el secretario general del Grupo Socialista, Ramón Jáuregui, y del Grupo Popular, José Luis Ayllón.

A los demás les pareció bien y sólo hubo que incluir un párrafo específico de reconocimiento a las Fuerzas Armadas, "que constituyen una de las instituciones esenciales al servicio de la democracia".

El presidente Zapatero, desde el Palacio de la Moncloa, aseguró que a quienes desprecian la vida "sólo les espera ser apresados, puestos a disposición judicial y el cumplimiento de larguísimas penas".

También las víctimas vuelven a estar unidas. Catorce asociaciones, entre ellas la AVT, que convocó en el pasado hasta ocho manifestaciones contra el Ejecutivo, suscribieron un comunicado conjunto de solidaridad con la familia del militar asesinado y con todos los heridos, al tiempo que consideraron "imprescindible" la unidad de los demócratas y la "deslegitimación de ETA".

Críticas al 'lehendakari'

La unidad entre partidos en el Congreso fue total, pero en Cantabria y el País Vasco no existió. El presidente cántabro, el regionalista Miguel Ángel Revilla, que gobierna en coalición con el PSOE, acusó directamente al lehendakari, Juan José Ibarretxe, y a su partido, el PNV, de estar "dando alas a ETA" con su "ambigüedad".

Para Revilla, la situación en el País Vasco se solucionaría si el PNV "se involucra como el resto de partidos democráticos en considerar como objetivo prioritario acabar con estos asesinos". En su opinión, "la deriva del PNV y el lehendakari es peligrosísima" porque provoca que ETA "dure mucho más tiempo de lo que tendría que durar".

En términos similares, aunque más cautos, se expresó Antonio Basagoiti, líder del PP vasco, que ayer se iba a reunir, aunque la cita se suspendió, con su homólogo en el PVN, Íñigo Urkullu. María San Gil, su antecesora, se había negado a cualquier cónclave con los nacionalistas. Para Basagoiti, "el lehendakari y su Ejecutivo no están haciendo lo suficiente; arriman el hombro en la dirección contraria del fin del terrorismo y, encima, están ayudando a que aumente la paranoia de ETA y su mundo, y que se crean perseguidos por el Estado español".

Ibarretxe respondió a Revilla que él no está dispuesto a "renunciar a la política para lograr la paz" y le pidió que "tenga cuidado" porque es "inaceptable" que se le acuse de "dar oxígeno a ETA". Ibarretxe suspendió a última hora un acto que tenía convocado hoy en apoyo a la consulta que impulsa, aunque no acudirá al funeral en Segovia por el brigada asesinado, y enviará al consejero de Interior, Javier Balza.

"Unidad y firmeza frente al terrorismo"

- (...) Todas las organizaciones políticas y sociales firmantes manifestamos la más profunda condena y el rechazo más enérgico a estos nuevos atentados criminales de ETA y expresamos nuestra condolencia a la familia de D. Luis Conde y a las Fuerzas Armadas, una vez más víctimas inocentes del terrorismo de ETA. Nuestra solidaridad y afecto también para los

ertzainas heridos y para todas las personas que han sufrido daños como consecuencia de estos salvajes atentados. Deseamos para todos ellos una próxima y total recuperación, e instamos a las Administraciones Públicas para una eficaz y rápida intervención con las ayudas públicas establecidas.

Reunidos en el Congreso de los Diputados, máxima expresión de la soberanía popular, queremos expresar nuestra unidad y firmeza frente al terrorismo. (...) Reiteramos nuestra voluntad de combatir con coraje y fortaleza democrática a la organización terrorista ETA hasta derrotarla definitivamente a través de la fuerza exclusiva del Estado de derecho.

(...) Nuestra respuesta es serena y firme: jamás conseguirán sus objetivos, no doblegarán la democracia ni el Estado de derecho, no conseguirán ninguna de sus pretensiones. Permaneceremos firmes en la defensa de la vida, de la libertad, de la democracia y del Estado de derecho. A los autores de este atentado y al resto de los terroristas, sólo les espera la aplicación de la ley, la acción policial y el ejercicio de la justicia.

PSOE, PP, CiU, PNV, ER-IU-ICV, BNG, CC-PNC, UPyD, Na-Bai, CEOE, CEPYME, CC OO, UGT, USO

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de septiembre de 2008

Más información