Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Examen a 10 años de chavismo

"El régimen venezolano se ha ido cerrando cada vez más"

Los investigadores trataron de recabar la versión del Ejecutivo

Cuando Hugo Chávez desea emitir un mensaje de interés nacional todos los canales de radio y televisión del país, públicos y privados, están obligados a difundirlo en directo. Es lo que en Venezuela se conoce como "cadena". Desde que ganó sus primeras elecciones en diciembre de 1998 Chávez ha pasado el equivalente a 43 días seguidos en cadena. En directo ha cantado boleros, ha destituido ministros, ha anunciado reformas, los progresos escolares de su hija Rosa Inés y hasta ha contado durante 5,28 minutos los sudores que le entraron cuando le sobrevino "en mitad de un túnel, en cadena", una diarrea.

Sin embargo, conseguir la versión del Gobierno en temas sustanciales es cada vez más difícil. Daniel Wilkinson, responsable del equipo de cuatro personas que desde 2006 trabajó en el informe de Human Right Watch sobre los 10 años de Chávez comenta: "Nosotros hicimos todo lo necesario para obtener la versión del Gobierno en todos los temas tratados; nos hemos reunido con muchos funcionarios. Pero desde hace tres o cuatro años es más difícil hacer ese trabajo en Venezuela por la actitud de confrontación de Chávez. A consecuencia de esa actitud el Gobierno se ha vuelto más cerrado si lo comparamos con otros países de la región", indica Wilkinson.

El informe dedica un amplio espacio a describir cómo el Gobierno de Chávez "ha socavado el derecho de los trabajadores de elegir a sus representantes, al ordenar que una institución estatal se encargara de la organización y el reconocimiento de las elecciones sindicales". "Más de la mitad de los sindicatos de Venezuela están en la actualidad en mora electoral y, por consiguiente, no pueden negociar convenciones colectivas. Mientras, el Gobierno ha fomentado negociaciones con nuevos sindicatos alineados con el Gobierno", señala el informe. En cuanto a los medios de comunicación, Human Right Watch asume que en Venezuela se dan las condiciones para el debate político, "pero el Gobierno ha fortalecido la capacidad del Estado de restringir la libertad de prensa y ha creado incentivos fuertes para la autocensura. Hay como 10 u 11 casos de procesos contra periodistas".

Entre los puntos a favor de Chávez, Wilkinson destaca que a través del fomento de medios comunitarios, el Gobierno ha creado un espacio para el pluralismo: "Ahí Venezuela está más avanzada que otros países en la región. Hay comunidades pobres que disponen de recursos para emitir sus programas".

Otro gran punto a favor de Chávez viene marcado por el problema de la violencia en el país y la corrupción y abuso policial. "Es un tema que venía desde mucho antes que Chávez. Pero el Gobierno fomentó un proceso de consulta verdadera con grupos de distintas posiciones políticas. Y hubo un diagnóstico y una propuesta". ¿Sirvió de algo aquello? "La propuesta ha sido dejada de lado durante un año y aún no se ha concretado en avances. Pero ése es el camino. Sirvió para identificar los problemas. Y para demostrar que hay caminos distintos al de la confrontación".

Libertades débiles

- Sindicatos. Human Right Watch asegura que el Gobierno de Venezuela ha debilitado el derecho de los trabajadores de afiliarse libremente al sindicato de su preferencia, al favorecer a los sindicatos alineados con el Gobierno.

- Desacato. El presidente Chávez ha ampliado el alcance de las "leyes de desacato", que castigan las expresiones sobre funcionarios del Ejecutivo consideradas irrespetuosas, y endurecido las penas por calumnias e injurias. A su vez, ha limitado el acceso público a información oficial.

- Prensa. Chávez no renovó en 2007 la licencia al canal opositor RCTV. "El Gobierno tenía a su disposición otras frecuencias y había renovado la de los canales afines".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 2008

Más información