Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:El conflicto de Bolivia

Golpes y elecciones

Un comentarista del canal del Estado habría salvado la vida del presidente Hugo Chávez al desvelar la supuesta trama golpista y magnicida que se preparaba en su contra. Altos mandos de la Fuerza Armada admitieron la semana pasada que fue sólo después de ver la denuncia en televisión que el Ministerio de la Defensa se puso tras los pasos de los conspiradores. "Tenemos un aparato de inteligencia y contrainteligencia muy eficaz. Sabíamos de las denuncias, pero la verdad verdadera es que los detalles los supimos cuando él [el comentarista] los hizo públicos", dijo el general Jesús González González, jefe del Comando Estratégico Operacional, quien, al referirse al número de militares implicados en la conjura, agregó: "No es algo para preocuparse. Sólo son cuatro gatos invitados a la fiesta y tendrán su perro".

Según la fiscalía militar, dos grabaciones telefónicas prueban que son seis los implicados en el supuesto plan para derrocar al Gobierno: cuatro militares de alta jerarquía retirados, y dos oficiales de rangos medios en activo; ninguno de ellos con manejo de armas o de tropa.

Con ésta, suman 28 las denuncias que ha hecho el presidente venezolano en los últimos 10 años sobre planes para derrocarlo o asesinarlo, sin que hasta la semana pasada se produjera ni una sola detención. Chávez, a diferencia del Ministerio de la Defensa, no desestima las "intenciones" de sus enemigos sino que las utiliza para salir de apuros políticos.

A lo interno el presidente venezolano ha dicho que "los golpistas" -calificativo que usa indistintamente contra los partidos de oposición- quieren evitar que se realicen las elecciones de gobernadores y alcaldes convocadas para el próximo 23 de noviembre. Pero las encuestas sí que conspiran contra esta teoría, pues aun en el peor de los escenarios la oposición sería la más favorecida en las elecciones: de los 23 Estados que conforman el país, la alianza opositora tiene posibilidades de ganar en 10, cuando actualmente sólo gobierna en dos.

Esta nueva denuncia de magnicidio también se produce en una semana plagada de escándalos que comprometen al Gobierno venezolano en la región: durante un juicio que se desarrolla en Miami, se ha hecho público el aporte económico de Chávez a la campaña electoral de la presidenta argentina, Cristina Fernández; el Departamento del Tesoro de EE UU congela los bienes del ex ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, y de otros dos altos funcionarios por colaborar con la guerrilla colombiana y con el narcotráfico; y ante el ofrecimiento de Chávez de enviar tropas a Bolivia para contener un supuesto golpe de Estado, las Fuerzas Armadas de ese país declaran que no aceptarán ningún tipo de injerencia extranjera.

Ayer, desde la reunión de emergencia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se convocó para analizar la crisis boliviana, Chávez insistió en su tesis conspirativa. Sin embargo, sus vecinos, al igual que sus conciudadanos, cada vez vez parecen tener menos ánimo para escucharle.

Maye Primera es redactora jefe del diario venezolano Tal Cual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de septiembre de 2008