Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

La Bolsa señala a AIG como la próxima víctima de la crisis crediticia

La mayor aseguradora del mundo se desploma un 60,8% en Bolsa en un día -El mercado castiga también a Washington Mutual (-25%) y Wachovia (-27%)

Bear Stearns, Northern Rock, Indymac, Lehman Brothers, Merrill Lynch... ¿Cuál será la próxima en caer? El sector financiero vivió ayer una nueva jornada negra en Bolsa. Los inversores temen que la quiebra de Lehman arrastre a otras compañías.

Una de las consecuencias de la bancarrota del banco de inversión es que el resto de entidades, que ya sufrían grandes problemas de liquidez, tendrán a partir de ahora más difícil (y caro) el acceso a nuevas líneas de financiación.

En Europa, los bancos más penalizados fueron HBOS y UBS

Entre los valores más castigados se encuentra American International Group (AIG). La mayor aseguradora por activos llegó a caer un 71% en la sesión aunque luego el visto bueno del Estado de Nueva York para que use el dinero de sus filiales suavizó en algo el desplome del valor, que cerró con una caída del 60,8%, que se une a la caída del 30% del pasado viernes. En el año, AIG pierde el 92%. El mercado teme que la compañía siga el camino de Lehman después de que fallaran los planes de rescate del equipo gestor.

El pasado mes de mayo AIG captó 20.000 millones de dólares mediante una ampliación de capital y la emisión de deuda. Esta financiación, sin embargo, ha sido insuficiente debido al ahondamiento de la crisis financiera y la elevada exposición de AIG al negocio hipotecario. La aseguradora necesita ahora otros 40.000 millones adicionales. El nuevo plan de salvamiento se basaba en dos puntos: venta de activos e inyecciones de liquidez a través de la entrada de nuevos socios en el capital.

La segunda pata de este plan, sin embargo, se ha complicado tras romperse las negociaciones que AIG mantenía con diferentes grupos de capital riesgo como KKR y Texas Pacific Group para su entrada en el accionariado a través de una ampliación de capital.

La cuenta atrás para encontrar financiación se acelera. AIG ha registrado unas pérdidas conjuntas de 18.500 millones en los últimos tres trimestres y los analistas temen que los números rojos se disparen aún más en los próximos trimestres en la medida que la quiebra de Lehman fuerce a AIG a realizar importantes provisiones por la depreciación adicional de sus negocios.

Tras fallar la opción del capital riesgo el mercado especula ahora con que la aseguradora llame a la desesperada a la ventanilla de la Reserva Federal para obtener líneas de crédito con dinero público. De momento, el gobernador del Estado de Nueva York, David Paterson, ha suavizado las exigencias regulatorias al conceder un permiso especial a la compañía para que pueda acceder a 20.000 millones de capital en manos de sus filiales, y poder cubrir con él sus necesidades de efectivo diarias.

La operación "no es un rescate público", matizó ayer Paterson durante una rueda de prensa, y con ella se da luz verde a que AIG se conceda a sí misma un préstamo puente y "utilizar estos activos como colateral para pedir prestado dinero para financiar sus operaciones diarias", añadió el gobernador.

Los problemas de la aseguradora se repiten en otras entidades como Washington Mutual (WaMu) cuyas acciones cayeron ayer un 24,95%. Los inversores castigaron con fuerza la cotización de la principal caja de ahorros estadounidense al desconfiar de su capacidad para captar nuevo capital o encontrar un comprador que le permita continuar con su negocio. "Hay muchas opciones de que WaMu sea la próxima entidad en caer", señaló a la agencia Bloomberg Charles Lemonides, jefe de inversión del broker Valueworks. El pasado mes de marzo WaMu rechazó una oferta de JPMorgan Chase al considerar que la valoración que hacía el banco de inversión era demasiado baja.

Otra de las entidades financieras sobre las que el mercado centra sus preocupaciones es Wachovia. Las acciones se desplomaron ayer un 26,74%. La crisis crediticia originada por las hipotecas basura le han supuesto al banco pérdidas de 16.000 millones. Wachovia ya ha captado 7.800 millones pero podría necesitar con urgencia nuevas inyecciones de capital.

Las dudas acerca de la viabilidad de las entidades financieras no se circunscriben sólo al mercado estadounidense. Las cotizaciones de los bancos europeos, principalmente británicos, también cayeron con fuerza tras ser arrastradas por el efecto Lehman. Destaca el descalabro del principal banco hipotecario del Reino Unido, HBOS, que se dejó un 18% de su valor, la mayor caída en una sesión desde que la firma debutara en Bolsa hace siete años. También fue significativo el retroceso de UBS, un 15%. El banco suizo, una de las entidades europeas más afectadas por la crisis hipotecaria, vivió su peor jornada en el parqué desde la fusión entre Swiss Bank y UBS hace ya 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de septiembre de 2008

Más información

  • El riesgo de contagio a otras entidades