Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG sólo apoyará los Presupuestos del Estado si se crea la comisión del AVE

Quintana acusa a la ministra de "incumplir la ley" al bloquear la medida

El BNG dio ayer otra vuelta de tuerca al conflicto que mantiene con su socio de gobierno en la Xunta sobre quién debe vigilar si el Gobierno central cumple su compromiso de que el AVE empiece a funcionar en 2012. Mientras el presidente socialista, Emilio Pérez Touriño, está de acuerdo en ser él mismo junto a la ministra de Fomento los que se encarguen de controlar las obras con un encuentro trimestral, su número dos en el Ejecutivo, el nacionalista Anxo Quintana, defiende que se cree un órgano especial dentro de la comisión que ya existe para regular las relaciones entre la Xunta y el Estado, tal y como aprobó el Congreso de los Diputados en junio y el Parlamento gallego el pasado martes. Quintana sostiene que la ministra de Administraciones Públicas, la orensana Elena Salgado, "incumple la ley" al negar esta última posibilidad. Si el PSOE no cede y crea la subcomisión, el Bloque, amenazó ayer Quintana, optará por no apoyar el proyecto de Presupuestos Generales para el año que viene.

El vicepresidente de la Xunta espera que Zapatero "rectifique"

El líder nacionalista considera un "demérito" de José Luis Rodríguez Zapatero el rechazo del Gobierno central a formar la subcomisión y asegura que la ministra de Administraciones Públicas "no es quien" para tomar tal decisión porque el reglamento de la comisión bilateral Estado-Xunta recoge esta posibilidad. "Si Zapatero quiere demostrar talante democrático, que empiece por cumplir la ley", exigió ayer el número dos de la Xunta.

Touriño, sin embargo, se muestra satisfecho con supervisar las obras e inversiones en la alta velocidad gallega a través de reuniones con la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Ese "nivel de trabajo conjunto", admite su vicepresidente, es "muy positivo" pero, matiza el nacionalista, se queda corto con respecto a la creación de una subcomisión especial, ya que esta última "institucionalizaría" las relaciones entre la Xunta y el Estado en materia de infraestructuras. Si no se forma esta mesa de trabajo, avisa Quintana, el PSOE se quedará sin el apoyo del Bloque en la votación de los Presupuestos Generales del Estado para 2009. El BNG espera que el PSOE "rectifique" y subraya que un fracaso de Zapatero al intentar aprobar su proyecto de cuentas para el próximo año lanzaría "un mensaje muy malo" a los ciudadanos en plena crisis económica.

El PP coincide con el Bloque en que el seguimiento del AVE merece una comisión especial Xunta-Estado, tal y como demandó esta misma semana el Parlamento gallego por unanimidad. Los populares creen que Touriño se conforma ahora con una reunión trimestral con la ministra de Fomento para vigilar los trabajos porque "en Madrid no le hacen caso" e insinúan que sus diputados en O Hórreo votaron a favor de la comisión del AVE "para no enfrentarse a un desgaste de la opinión pública".

"No nos vale que nos hagan creer que el veto a la comisión de seguimiento es un problema aislado. Es un problema del conjunto del PSOE", afirmó ayer en Ferrol Alberto Núñez Feijóo. El presidente del PP gallego advirtió que será "implacable" al exigir que se cumpla la "palabra dada a Galicia" sobre el tren de alta velocidad, informa Lorena Bustabad.

Aunque tanto PP como BNG coinciden en exigirle al Gobierno que cree una comisión de seguimiento del AVE, Quintana se preocupó ayer de explicar qué diferencia a nacionalistas y populares. El vicepresidente de la Xunta argumenta que el Bloque está dispuesto a utilizar el asunto para negociar con el PSOE el apoyo a los Presupuestos del Estado, mientras que los diputados gallegos del PP en el Congreso ya tienen la "orden" de Rajoy de votar no. "Es buen momento para que Feijóo demuestre su autonomía [de Rajoy] y coloque los intereses de Galicia por delante", retó Quintana.

El nacionalista pidió además un favor al presidente del PP gallego: que no recurra ante el Tribunal Constitucional la paga anual de 200 euros que la Xunta piensa aprobar este año para los 51.000 gallegos que cobran las pensiones más bajas, tal y como hizo el gobierno de Aznar cuando otros ejecutivos autónomos impulsaron la medida. Quintana admite que este dinero no resolverá los problemas de estos pensionistas y pide a Zapatero más mejoras en los presupuestos de 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008