Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Metropolitan encuentra a su nuevo director sin salir de casa

Thomas P. Campbell sustituirá después de 31 años a Philippe de Montebello

Encontrarle no ha sido fácil. Pero estaba ahí, a la vera del mismísimo Philippe de Montebello desde hacía 13 años. El nombramiento de Thomas P. Campbell como nuevo director del Museo Metropolitan de Nueva York cierra ocho meses de suspense que han mantenido en vilo al mundo del arte de la ciudad desde que el legendario Montebello, que ha dirigido esta icónica institución durante 31 años, anunció en febrero su intención de retirarse.

Campbell es británico y tiene 46 años. Experto en tapices europeos, trabajaba como comisario dentro del Departamento de Escultura y Artes Decorativas del Metropolitan desde 1995. Supervisaba también el Antonio Ratti Textile Center, donde se conservan las 36.000 piezas textiles de la institución. Con este perfil, no precisamente cercano a los fuegos de artificio, fue elegido el pasado martes por el Consejo de Fideicomisarios del museo y tomará posesión de su cargo en enero.

Su puesto era sin duda uno de los más codiciados entre los gestores culturales del planeta, aunque asumirlo tampoco será fácil. Montebello deja un complejo legado en el que se mezclan ambiciosas exposiciones de calidad con taquillazos culturales y adquisiciones agresivas que le han convertido en un modelo tan admirado como difícil de emular.

Fundado en 1870, el Metropolitan es el mayor centro artístico de Estados Unidos y alberga una de las mejores colecciones de arte del mundo, con más de dos millones de piezas que abarcan 5.000 años de historia. Su presupuesto anual es de 200 millones de euros.

El nombramiento de Campbell ha dejado boquiabierto a más de uno. En los últimos años, para dirigir museos, parecía valorarse más un buen administrador con capacidad para atraer millones que un erudito con amplios conocimientos artísticos capaz de conciliar la parte comisarial con la económica. "En mi opinión es la elección acertada. Campbell es un excepcional historiador del arte con experiencia probada y con una capacidad de juicio que encaja perfectamente en la larga tradición de líderes del Metropolitan que han surgido desde las filas comisariales del propio museo" declaró Philippe de Montebello el martes tras su nombramiento.

Campbell ha batido incluso a su propio jefe de Departamento, Ian Wardropper y también a Gary Tinterow, responsable de arte del siglo XIX y XX. Ambos nombres se habían barajado entre los candidatos al puesto.

Licenciado en literatura inglesa por Oxford, Campbell recoge el testigo de Montebello precisamente cuando el museo está a punto de entrar en un período claro de transición.

En la próxima década, la mayoría del Consejo de Fideicomisarios del museo, en el que figuran los principales filántropos que contribuyen a mantener económicamente la institución, se jubilarán y se hará necesario buscar nuevos donantes. La tarea no se presenta fácil puesto que en Nueva York hay otras instituciones particularmente agresivas en ese ámbito como el MoMA o el Guggenheim. Eso, sin olvidar que en el resto del mundo parece haber una explosión de nuevas instituciones que luchan por conseguir fondos privados.Montebello deja un complejo legado en el museo neoyorquino

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2008