Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lombardía niega a Eluana el fin de un coma irreversible desde 1992

"El personal sanitario no puede suspender la hidratación y la alimentación del paciente". Son las palabras del director general de Salud de Lombardía, Carlo Lucchina, que ayer negó a Eluana Englaro, una mujer que está en coma irreversible desde 1992, la posibilidad de acceder a un hospital público para ser desconectada de la sonda que la mantiene viva. Ante la enésima traba, su padre, Beppe Englaro, recordó que hay una decisión judicial que debe ser cumplida, y señaló que seguirá buscando vías legales para superar "este nuevo obstáculo" institucional.

En los últimos días, Englaro había preguntado a la región italiana en qué hospital podía ingresar a su hija para interrumpir el tratamiento. Eluana vive gracias a una sonda que la alimenta y la hidrata 24 horas al día, y está ingresada en una clínica de Toscana atendida por religiosos. La petición no puede ser atendida, ha respondido, "porque las estructuras sanitarias están únicamente obligadas a la asistencia y diagnóstico de los pacientes". Si lo hicieran, "estarían faltando a su obligación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2008