Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE ve amenazadas las pensiones por el envejecimiento demográfico

Europa perderá población a partir de 2035 por el frenazo de la inmigración - Los expertos recelan de las proyecciones catastrofistas a largo plazo

Europa está aquejada de una grave enfermedad que radica precisamente en su buena salud. Pese a ser un síntoma de desarrollo, el aumento de la esperanza de vida amenaza el sostenimiento de uno de los principales logros del Estado de bienestar, las pensiones. En 2060 habrá sólo dos personas en edad de trabajar por cada una mayor de 65 años, según las últimas proyecciones de Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea. Bruselas muestra preocupación, a pesar de que las proyecciones a tan largo plazo resultan muy arriesgadas y casi todos los intentos realizados anteriormente han errado.

"El envejecimiento de la población es uno de los grandes retos que debe afrontar Europa, junto con el cambio climático y la globalización", enfatizó ayer Amelia Torres, portavoz de la Comisión Europea, tras conocer los datos. La primera consecuencia es el planteamiento de reformas estructurales, "en particular de los sistemas de pensiones y de la asistencia sanitaria", para garantizar la sostenibilidad.

España tendrá seis mayores de 65 años por cada 10 personas activas en 2060

El panorama que dibuja el organismo estadístico es sombrío. A partir de 2015 los fallecimientos superarán a los nacimientos en la Unión Europea de 27 Estados. Aún no habrá pérdida neta de población, pues la inmigración seguirá supliendo la baja natalidad. Pero a partir de 2035 ese fenómeno se frenará y la población comenzará a decrecer.

Los expertos recelan de este análisis tan catastrofista. La propia UE preveía hace tres años pérdidas de población a partir de 2025, 10 años antes de lo que ahora sostiene. "En primer lugar, hay que olvidarse de las proyecciones de 2060. Técnicamente no se deben hacer a tan largo plazo", argumenta Antonio Izquierdo, representante de España en la OCDE -organización que aglutina a las 30 economías más prósperas- para migraciones internacionales. Este catedrático de Sociología considera que las predicciones más razonables, las que llegan hasta 2035, aún arrojan crecimientos del 5,1% en la población, por lo que "no hay motivo consistente para ponerse a temblar". Los alarmismos, según Izquierdo, obedecen a intereses políticos que intentan cuestionar el sistema de pensiones.

Por motivos diferentes, tampoco Francisco Zamora, demógrafo y profesor de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, confía en las proyecciones de la UE. Zamora considera difícil vaticinar incrementos de población en un momento de crisis: "Esas proyecciones se hicieron hace más de un año. Viendo la crisis que hay ahora parece poco probable que sigan los flujos migratorios". Algo similar ocurrirá con la fecundidad: "Cuando uno tiene problemas para pagar la hipoteca, tiene también dificultades para planificar la llegada de los hijos". No obstante, este experto es consciente del riesgo de aventurar cómo van a comportarse las migraciones y los nacimientos en los próximos años, pues la situación económica puede darse la vuelta en los próximos años.

En este ejercicio de adivinación, España sale relativamente bien parada hasta 2035. A partir de ahí, comienza a perder posiciones. El porcentaje de población mayor de 65 años se duplicará entre este año y 2060, hasta representar un tercio. El peso de ese segmento será algo superior al del conjunto de la UE.

Mayor será la brecha en la relación entre activos y mayores de 65 años. España contará con casi seis ancianos por cada 10 personas en edad de trabajar, por encima de los cinco por cada 10 de media comunitaria. El experto de la OCDE resta importancia a este indicador. "Hace 50 años se requerían 10 personas para mantener a un jubilado. Ahora con cuatro está bien porque la productividad ha aumentado. Lo que hay que hacer es que la gente no se jubile obligatoriamente a los 65", sugiere.

Cada vez más dependientes

- Retroceso en 2035. La población de la Unión Europea crecerá desde los actuales 495 millones de personas a los 521 en 2035, año en el que empezará a perder habitantes.

- El motor de la inmigración. En 2015, el número de muertes será superior al de nacimientos, pero gracias a la inmigración se mantendrá el crecimiento 20 años más.

- Sociedad envejecida. En 2060, el 30% de la población de la UE tendrá más de 65 años, frente al 17,1% actual. El 12,1% tendrá más de 80 años, frente al 4,4% de 2008.

- Ratio de dependencia. En 2008 hay más de cuatro trabajadores por cada pensionista en España. En 2060 habrá menos de dos empleados por cada pensionista.

- Reino Unido, a la cabeza. Alemania cederá el puesto a Reino Unido en 2060 como país más poblado (77 millones de personas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de agosto de 2008

Más información