Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad cuestiona la creación de un banco de leche materna

El departamento defiende potenciar otras unidades

El Departamento de Sanidad ha cuestionado la idoneidad de poner en marcha a corto plazo un banco de leche materna que cubra las necesidades de los recién nacidos cuyas madres no pueden proporcionarles este alimento. Sanidad se inclina, en cambio, por potenciar los lactarios que actualmente funcionan en los hospitales vascos.

El Parlamento dio el pasado abril a Sanidad tres meses para realizar un estudio que determinase la necesidad de crear un banco de leche, similar a los que en Madrid y Baleares recogen la leche de donantes, controlar su calidad y distribuirla bajo prescripción médica a los neonatos.

El informe no rechaza de forma tajante la creación de un banco de leche, pero plantea como primer paso potenciar los lactarios que ya funcionan en los hospitales de la comunidad autónoma. Los lactarios son unidades hospitalarias donde las madres pueden conservar la leche para que pueda ser posteriormente consumida por sus hijos.

"La creación de un banco independiente parece que podría comportar mayores costes al existir la necesidad de laboratorios para control bacteriológico, así como la necesidad de la compra de locales y su acondicionamiento. La potenciación de los lactarios sería una medida previa que permitiría estimar la necesidad e incluso el posible éxito de la creación de un banco de leche", explica el infome. Sanidad estima que la puesta en marcha del banco en una unidad hospitalaria supondría una inversión aproximada de unos 33 euros por nacimiento al año o de 2.703 euros por recién nacido de menos de un kilo y medio de peso.

Los bancos de leche están destinados a proporcionar alimento a bebés prematuros, a hijos de madres infectadas por el virus del sida, niños con bajo peso o con necesidades de complementación, o a hijos de mujeres que rechazan la lactancia o tienen problemas para afrontarla. La leche materna es el mejor alimento en los seis primeros meses de vida y reduce el riesgo de padecer enfermedades infecciosas y protege al niño contra diversas patologías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de agosto de 2008