Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'Archipiélago Gulag'

La barbarie del régimen estalinista es ya de dominio público gracias a la amplia y necesaria difusión habida de obras como la del fallecido Nobel de Literatura Alesandr Solzhenitsin, y también gracias a los telediarios, prensa escrita, cine comercial, etcétera. El conocimiento de la historia y la reflexión son imprescindibles para que los errores no se vuelvan a repetir, tampoco bajo banderas de otros colores, y también para tomar lecciones de lo que otros ya pensaron e hicieron.

Es ya tiempo hoy de empezar a analizar la otra parte de la historia; la de los logros, que también los hubo, de aquel sistema que germinó desde la lucha del pueblo ruso contra el feudalismo zarista ya entrado el siglo XX.

El comunismo soviético nos ofrece, junto a sus carencias, también interesantes lecciones que no han sido suficientemente explicadas y sí, en cambio, concienzudamente invisiblizadas hasta hoy (incluso por este actual estado de libre consumo de informaciones). Algunas de estas lecciones podrían ser de gran ayuda en la construcción de una alternativa a nuestro sistema de capitalismo globalizado, que parece estar dispuesto a arrastrar cualquier signo de vida en su caída.

Quizá sea que esta enorme libertad que validamos, sostenga gulags mayores que aquellos soviéticos de los que, por desgracia, somos aún poco conscientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2008